Locales. Cambios para un clásico