Iván Kerr: "Rompimos con la lógica que aprobaba proyectos de amigo-enemigo"

Carla Quiroga
(0)
24 de octubre de 2019  

En los últimos días circuló un documento elaborado por equipos del PJ proponiendo distintas políticas públicas en diferentes áreas de la gestión de gobierno con críticas a la política habitacional de Mauricio Macri que el secretario de la Vivienda, Iván Kerr, salió a responder.

-En ese documento se critica la mercantilización del acceso y al hábitat, reemplazando los fondos específicos de subsidios cruzados por recursos que provinieron del sistema financiero.

-Es un absurdo. En primer lugar, el kirchnerismo se caracterizó por llevar adelante una política de vivienda con un enfoque constructor, el cliente eran las constructoras, no las personas. Es de público conocimiento la cantidad de hechos de corrupción que salieron a la luz y la connivencia con los grandes empresarios del sector. El foco no eran las personas sino hacer negocios con la obra pública.

- ¿Y cuál fue el foco de su gestión?

- Este gobierno fue el que puso al servicio de la gente los recursos de la banca pública. El presupuesto del Estado es siempre limitado y no permite dar respuesta toda la población en déficit por eso es por lo que arrastramos una enorme demanda insatisfecha y estructural que sin crédito ve imposibilitado el poder llegar al sueño de la casa propia.

-¿Hubo un ajuste en la remisión de fondos para proyectos de vivienda a las provincias a través de condicionamientos cada vez más exigentes?

- No hubo un ajuste de fondos, si uno toma el total de recursos dispuestos para la vivienda considerando los destinados en forma de subsidios para la compra a través de la banca pública, vemos un aumento considerable comparado a la gestión anterior. Por otro lado, los mal llamados "condicionamientos" en realidad se trató de la implementación de criterios objetivos para la asignación de recursos a proyectos para terminar con una práctica instalada por la gestión anterior. Se aprobaban proyectos que solamente respondían a la lógica de "amigo/enemigo", sin el más mínimo rigor técnico de análisis de dónde iban a estar emplazados esas viviendas.

- También se cuestiona el tratamiento del hábitat a través del ingreso de casas chinas, entre otras iniciativas.

- No hubo casas chinas. Es una mentira más. Trabajamos muy duro para romper la cartelización de las licitaciones de vivienda que hacía que no existiera competencia alguna y que las viviendas que se construían fueran siempre las mismas, sin incentivo alguno a abaratar costos o a generar mejores tecnologías que impliquen entre otras cosas, soluciones más sustentables que no dañen el medio ambiente.

- Se les cuestiona que los inmuebles urbanos de buena localización se destinaron al desarrollo de emprendimientos del sector privado.

- Esa afirmación transmite una concepción arcaica del rol del Estado ya que promover la generación de oferta a través del sector privado, incorporando suelo público, es algo que todos los países del mundo hacen hoy, y figura por OCDE y el BID como casos exitosos de promoción de la oferta para enfrentar el déficit habitacional. En segundo lugar, desde la Secretaría lanzamos recientemente un programa de desarrollo y participación público-privado en donde nación dispone tierras fiscales para que se licite la construcción de viviendas sociales por parte de desarrolladores privados. Una manera de promover la construcción y el empleo con procesos trasparentes.

- Se cuestiona la UVA y cómo esos créditos "desordenaron la vida a más de 100.000 familias"

- Nuestra apuesta fue atacar los problemas de fondo y en ese sentido, recuperar el crédito hipotecario. Cuando asumimos la gestión, casi no existía el crédito hipotecario, esto lo sabe bien una generación entera de argentinos con ingresos medios que no ha podido acceder a la vivienda propia. El mercado hipotecario argentino es menos del 1% de la economía. En Chile es el 19%. Para esto pusimos en marcha el sistema UVA, exitoso hace tiempo en países como Colombia y Chile, el cual permitió que más de 100 mil familias accedan a su vivienda en base a su ahorro pagando cuotas similares a las de un alquiler. Ante la crisis macroeconómica que atravesó el país hemos tomado las medidas necesarias para proteger y acompañar a las familias que hicieron un esfuerzo para acceder al crédito luego de décadas de inexistencia de esa posibilidad. Pero el problema no es el sistema, ¿porque funciona en otros países vecinos y no en el nuestro? El problema es no atacar los problemas de fondo y seguir insistiendo con medidas de corto plazo.

- ¿Con la obra pública benefició a empresas internacionales?

- En el documento se plantea que se" reorientó la obra pública a financiar a las grandes empresas nacionales e internacionales asociadas al capital financiero global en lugar que a la producción nacional". Esto es demagogia pura sin fundamento alguno. La secretaría de Vivienda no financia empresas. La de ellos si lo hacía, por eso no pueden ver más que orientación hacia un lado o hacia el otro, pero nunca dejaran de ver "orientación de fondos a las constructoras" porque así conciben la política de vivienda. Yo me pregunto realmente dónde estaba esta gente mientras los responsables de la obra pública, pertenecientes a su partido, repartían bolsos llenos de dinero entre empresas y funcionarios. Dinero de todos los argentinos que se usó para enriquecer como nunca se vio en la historia de nuestro país a funcionarios de alto nivel y a empresarios de las empresas más poderosas del país y la región. El nivel de cinismo es alarmante.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.