Opinión. La colegiación, una asignatura pendiente