La odisea de los estudiantes en Madrid

Alquilar una propiedad cuesta unos 1231 euros al mes, es decir, un 26 por ciento más que en 2013; la opción más barata es compartir departamento
Alquilar una propiedad cuesta unos 1231 euros al mes, es decir, un 26 por ciento más que en 2013; la opción más barata es compartir departamento
Fran Serrato
Fernando Peinado
(0)
5 de octubre de 2019  

El principal gasto para muchos universitarios en Madrid es la vivienda. Una habitación en un departamento compartido en la capital cuesta, en promedio, unos 415 euros, un 26 por ciento más que en 2013, momento en el que España atravesaba una profunda crisis económica, cuando valían 328 euros, según un examen propio con datos del portal inmobiliario Idealista.

Alquilar una habitación en una unidad compartida es la opción más barata para los universitarios de la capital que no residan en la vivienda familiar. Ahora bien, quien busque una opción más cómoda deberá desembolsar más dinero. Alquilar un departamento completo de 76 m2 en Madrid vale en promedio 1231 euros al mes, según datos del mismo portal, mientras que una habitación en una residencia de estudiantes madrileña cuesta 800 euros al mes, de acuerdo con la consultora J.L.L. La suba de precios desde 2013 tensa las finanzas de estudiantes que dependen en muchos casos de la ayuda de sus familias o de pequeños ingresos por trabajos a tiempo parcial. En parte el aumento se debe a una recuperación previsible de los precios tras la crisis económica, pero también a que los universitarios -casi 300.000 en Madrid- tienen que competir con otro perfil de inquilinos como, por ejemplo, familias de inmigrantes.

El número de madrileños que alquila frente a los que compran ha crecido. Muchos son jóvenes que no pueden comprar porque sus salarios se han estancado. Marta Oltra, una estudiante de 18 años de Orihuela, Alicante, que paga 480 euros por una habitación en Príncipe Pío, protesta por la relación calidad-precio: "En Madrid los alquileres son abusivos y eso que son pisos viejos que huelen a rancio". Al año el aumento mensual del 26 por ciento supone 783 euros más en gastos de alquiler que en 2013. En total, los universitarios destinan 3735 euros solo en gasto de alojamiento para un curso escolar de nueve meses. Con todo, las habitaciones se han encarecido menos que los pisos completos, cuyos precios han crecido un 43 por ciento desde 2013, según esta misma fuente de datos. En parte, eso se debe a que los pisos de uno y otro mercado son distintos, observan los expertos. Los estudiantes de Madrid suelen alquilar viviendas grandes con tres, cuatro o más habitaciones. Estos son departamentos que no son demandados por las familias, ellas suelen preferir unidades más pequeñas. Esta realidad hace que los propietarios obtengan a veces mejores rentabilidades gracias a las rentas de los estudiantes. Un piso de tres habitaciones alquilado al precio medio les genera 14.940 euros al año.

Erika Martín es una almeriense de 18 años que estudia Derecho en la Complutense, vive en el distrito de Salamanca y paga 450 euros al mes por una habitación. Con el dinero que destina ella a una habitación, sus amigos viven tres meses en Almería. Tenía opciones más baratas pero necesitaba instalarse allí porque recibe clases en el conservatorio de la zona. Sus padres tuvieron que visitar Madrid en agosto para buscar el departamento porque "todas las ofertas que encontraban por Internet eran carísimas".

Muchos estudiantes en Madrid tienen la ventaja de que sus campus universitarios se encuentran en la periferia de la capital, donde los precios son más asequibles. En Getafe, donde se encuentra la Carlos III, el precio del alquiler es de 349 euros al mes y en La Universidad Rey Juan Carlos, que tiene campus en Fuenlabrada (304 euros al mes), Móstoles (317 euros al mes) o Alcorcón (315 euros al mes). Es una gran diferencia con respecto al centro de Madrid, donde los precios de las habitaciones ascienden de media a 547 euros al mes. Una de las zonas más caras es el distrito de Moncloa-Aravaca, que alberga la Ciudad Universitaria. Allí el precio medio de las habitaciones es de 501 euros al mes.

Allí la descentralización de los campus es una gran ventaja con respecto a Barcelona donde las universidades principales están insertadas en la trama urbana, indica Gonzalo Bernardos, profesor de Economía en la Universidad de Barcelona (UB). "En Barcelona un estudiante puede pagar fácilmente 500 euros por vivir en un piso de cuatro habitaciones", dice Bernardos. La capital catalana es más cara que Madrid: 442 euros al mes por una habitación, según Idealista.

Algunos, tras buscar y buscar un alojamiento barato, acaban considerando que lo mejor es seguir viviendo con los padres, incluso cuando eso conlleva hacer trayectos diarios de cientos de kilómetros.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.