La reticencia a bajar la inflación complica el negocio