Opinión. La vivienda, eje central