Las inmobiliarias contratan psicólogos para contener a los inquilinos