CONTINUIDAD. Los árboles y el lago, entre las mesas