Los argentinos pusieron la mira en el mercado de Punta del Este