Análisis. Los ladrillos, primeros