Ladrillo a la vista. Los permisos de obras reflejan un cambio