Más prudencia ante la coyuntura

Adriana Anzillotti
(0)
19 de mayo de 2012  

Nadie puede ignorar que en las últimas semanas ha ido in crescendo la preocupación del sector con un mercado inmobiliario que ha puesto freno no sólo a las operaciones, sino a las expectativas.

El mercado financiero le puso cepo al dólar, lo que lógicamente genera el efecto contrario: ¿quién lo duda? Basta que se prohíba algo para que se vuelva el objeto más deseado.

Así los problemas coyunturales dan batalla en el escenario cotidiano y se encienden las luces amarillas y otras rojas, que complican y afectan los diferentes segmentos del Real Estate incluyendo el área residencial para la compraventa de propiedades, así como los alquileres (de lo que se informa en la nota central de este suplemento), el área industrial, el de las oficinas, entre otros rubros.

Estas turbulencias son en gran medida la consecuencia de las decisiones tomadas en el ámbito económico y particularmente en lo que atañe al mercado inmobiliario referido a las restricciones cambiarias que impiden, de hecho, la realización habitual de las operaciones.

Aunque queda claro que más allá de estas cuestiones técnicas, se advierte detrás una progresiva retracción de la demanda temerosa ante los acontecimientos que se suceden y que agigantan la desconfianza de la gente. Como contrapartida y frente a estos días críticos, grandes compañías desarrolladoras no sólo se animan a lanzar nuevos proyectos como es el caso de TGLT, que llega al mercado con un emprendimiento de calidad en Caballito (otro se lanzará en breve en otra área de la ciudad), pero sin los ribetes que exige una propuesta premium, mientras que YOO Nordelta se dio el gusto esta semana de exhibir sus lujosos amenities y que conforman una propuesta vanguardista dentro de la ciudadpueblo, en Tigre.

Estas noticias son alentadoras: significan nuevas inversiones y un respaldo al sector, con la mirada puesta a largo plazo, mirando por encima de la coyuntura y de los conflictos actuales, pensando en el potencial que tiene la ciudad como en los megaemprendimientos, como es el caso de Nordelta, en Tigre.

El mérito de estas grandes empresas está a la vista y le insufla vitalidad a un mercado que ha detenido su ritmo habitual o al menos esperable a esta altura del año. Aunque hay que admitir que el mercado es la suma de una constelación de empresas, desarrolladoras o inmobiliarias, y son en su conjunto la fuerza vital de un sector que no se mide sólo por la magnitud de sus obras, sino por la permanente capacidad de operar y acercar soluciones en los diferentes rubros a las necesidades cotidianas de la gente y para distintos presupuestos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.