Ladrillo a la vista. Necesidad de un horizonte más previsible