Nueva York: tres desafíos del mercado inmobiliario que lo ponen a prueba