San Vicente. Plena expansión