Comer afuera. San Isidro mediterráneo: pescados, ensaladas y un infaltable toque criollo