OPINIÓN. Se activa el mercado