Se afianzan los condominios

En Manhattan y alrededores esta tipología está revitalizando el mercado de la construcción; los más pequeños son los más buscados
Jake Mooney
(0)
8 de octubre de 2011  

NUEVA YORK (The New York Times).- Durante el boom inmobiliario parecía que todos los días había noticias de un nuevo proyecto de condominios en Nueva York. Grande o pequeño, clásico o moderno, lujoso o meramente cómodo, siempre había algo para satisfacer las necesidades y billeteras de los compradores. Pero al comenzar la temporada de otoño, la cosecha de condominios de este año es escasa. Los edificios nuevos o reconvertidos que comienzan a venderse han tenido que superar el colapso económico global y la crisis de crédito. Muchos proyectos no han sobrevivido, y la cantidad de unidades incorporadas este año será una fracción del total de los mejores años.

Según datos compilados por Corcoran Sunshine Marketing Group, 1111 nuevas unidades se han estrenado o están planificadas para 2011, mientras que hace un año fueron 1767, y en 2007, 8552.

Para los constructores, la escasez de nuevos condominios es una buena noticia y brinda señales de la falta de competencia y, quizá, precios más elevados y el fin de la necesidad de hacer concesiones. Para la gente que espera poder comprar departamentos nuevos, el mercado es preocupante por las mismas razones.

"No se trata sólo del alza de los precios -dijo un broker-. También tiene que ver con no tener las mismas opciones. Los compradores que están buscando algo muy singular van a tener muchas dificultades para encontrarlo."

Jonathan Miller, presidente de la firma de valuaciones Miller Samuel, concordó en que hay escaso inventario. Pero en Manhattan, especialmente en el centro, dijo: "Hay abundante inventario en las sombras: nuevos departamentos que se alquilan o se mantienen fuera del mercado".

En Brooklyn, según Miller, los precios más bajos hacen más fácil conseguir financiación para construir, lo que a su vez lleva a un sostenido aumento de la participación en el mercado de condominios nuevos. Y agregó que en el segundo trimestre de 2010 el 14% de las ventas correspondió a unidades nuevas, mientras que en el segundo trimestre de este año la cifra trepó a 24,6 por ciento.

La mayoría de los edificios que entran en el mercado este otoño son más bien pequeños. De los 20 que se han inaugurado o cuya inauguración está proyectada para 2011 sólo tres tienen más de 100 unidades. Los brokers que comercializan los edificios pequeños dicen que tienen mucho para ofrecer en el mercado, con poca competencia, incluyendo vistas, detalles históricos y lujo.

Pero en varios edificios más grandes y de alto perfil pronto estarán buscando compradores, incluyendo un proyecto que promete cambiar la línea de rascacielos de la ciudad: One57, una torre para usos mixtos de 90 pisos en el 157 de la calle 57 Oeste. El edificio, que dicen será la propiedad residencial más alta de Manhattan, tendrá 135 unidades de condominio, de dos a cinco dormitorios, y costarán entre 9000 y 21.000 dólares el metro cuadrado -de 3 millones dólares para arriba- cuando comiencen las ventas en noviembre.

Barnett dijo que, siendo aún difícil obtener financiación para construir proyectos grandes, cree que su edificio se ha adelantado años a cualquier otra cosa comparable que vaya a entrar en el mercado. "De alguna manera tenemos el mercado para nosotros en los próximos dos o tres años. La única cuestión es que el mundo no puede venirse abajo. Si el mundo se viene abajo se cierran las apuestas", expresó.

Shaun Osher, CEO de la firma Core, manifestó que varios factores han trabado los proyectos grandes, incluyendo la desaparición de importantes entidades de crédito como Lehman Brothers; la renuencia de los dueños de lotes adecuados a vender en un mercado debilitado, y que a los constructores no les gusta el riesgo. Pero los constructores grandes y bien capitalizados han tenido más margen. Extell es uno de ellos, que pronto comenzará a vender unidades en condominio en su nuevo edificio del 460 de la calle 42 Oeste, con precios desde 1 hasta 15 millones de dólares. Brooklyn, tanto en las zonas emergentes como en las ya asentadas, es escenario de gran parte de la construcción de nuevos condominios. Las razones, según Osher, son económicas: "Creo que ha sido más fácil armar negocios más pequeños por la situación financiera en el mercado", aclaró. Y Brooklyn, agregó, tiene muchos sitios en los que se puede construir con las sumas disponibles.

Este fenómeno se repite en barrios más alejados, como Brooklyn Heights o Clinton Hills. Los precios en todos los casos no bajan de 500.000 dólares.

Dejando de lado los proyectos grandes, los cazadores de condominios en Manhattan tendrán que considerar principalmente los edificios pequeños y medianos, aunque esto no significa necesariamente que sean más baratos.

"Hay fuerte demanda de proyectos con calidad, diseño elegante y buena ubicación -dijo Stephen Kliegerman, presidente de Halstead Property Development-. Y esa escasez tiene varias consecuencias. Una es que los alquileres suben debido a que menos gente opta por comprar, y otra es que los constructores y prestamistas, viendo la oportunidad de llenar un vacío, hacen negocios con proyectos nuevos y grandes. Pero por ahora seguirá una caída de los inventarios y cuando esto suceda los precios subirán un poco."

Una buena indicación de la salud del mercado -dijo Kliegerman- será la venta de proyectos en barrios menos atractivos, incluyendo aquellas que comenzaron en el verano o antes. Pero, como sea, los compradores que van a la caza de los condominios no deberían pensar en encontrar pichinchas.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?