Canning. Un eje en franco crecimiento