Pinamar. Ventas y alquileres, con menor ritmo