Juliana Gattas: “Tengo un ojo muy absurdo de la vida”