Tatuaje capilar: la moda que instaló la pandemia en Estados Unidos