La buena mesa. Combustible a toda hora