Coronavirus: la estrategia para reducir drásticamente las posibilidades de contagiarte de Covid-19

El distanciamiento social es clave
El distanciamiento social es clave
Europa Press
(0)
14 de septiembre de 2020  • 16:05

Usar el transporte público o visitar un lugar de culto se asocia con una probabilidad significativamente mayor de dar positivo encoronavirus, mientras que practicar un distanciamiento social estricto está relacionado con una probabilidad significativamente menor, sugiere una estudio de investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, en Estados Unidos, publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

Para su análisis, los investigadores encuestaron a una muestra aleatoria de más de 1.000 personas en el estado de Maryland a fines de junio, preguntando sobre sus prácticas de distanciamiento social, uso del transporte público, historial de infección por SARS-CoV-2 y otros comportamientos relevantes.

Encontraron, por ejemplo, que aquellos que informaron de un uso frecuente del transporte público tenían más de cuatro veces más probabilidades de presentar un historial de pruebas positivas de infección por SARS-CoV-2, mientras que aquellos que practicaban un estricto distanciamiento social al aire libre tenían solo una décima parte de la probabilidad de informar alguna vez haber sido positivo para el SARS-CoV-2.

Se cree que el estudio se encuentra entre las primeras evaluaciones a gran escala de comportamientos relevantes para COVID-19 que se basan en datos de encuestas a nivel individual, en contraposición a datos agregados de fuentes como aplicaciones de teléfonos celulares.

"Nuestros hallazgos apoyan la idea de que, si vas a salir, tenés que practicar el distanciamiento social en la medida de lo posible porque parece estar fuertemente asociado con una menor probabilidad de infectarte", explica el autor principal del estudio Sunil Solomon, profesor asociado en el Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina Johns Hopkins.

"Estudios como este también son relativamente fáciles de hacer, por lo que creemos que tienen el potencial de ser herramientas útiles para la identificación de lugares o subgrupos de población con mayor vulnerabilidad", añade.

En ausencia de una vacuna, las autoridades de salud pública han enfatizado prácticas como quedarse en casa, usar barbijos y mantener el distanciamiento social en público. Sin embargo, no ha habido una buena manera de controlar si se están siguiendo tales prácticas y entre qué grupos.

Solomon y sus colegas, incluido el primer autor Steven Clipman, candidato a doctorado en el Departamento de Salud Internacional de la Escuela Bloomberg, accedieron rápidamente a los participantes de la encuesta dispuestos a través de una empresa que mantiene una gran cantidad de participantes potenciales a nivel nacional como un servicio comercial para la investigación de mercado.

Las 1.030 personas incluidas en el estudio vivían en Maryland, que ha registrado más de 113.000 casos confirmados de SARS-CoV-2 y casi 3.700 muertes confirmadas, según el Departamento de Salud de Maryland.

La clave, el distanciamiento social

Los investigadores hicieron preguntas a los participantes de la encuesta sobre viajes recientes fuera del hogar, su uso de máscaras, distanciamiento social y prácticas relacionadas, y cualquier infección confirmada con SARS-CoV-2, ya sea recientemente o en absoluto.

Los resultados indicaron que 55 (5,3 por ciento) de los 1.030 participantes habían dado positivo por infección por SARS-CoV-2 en algún momento, mientras que 18 (1,7 por ciento) informaron haber dado positivo en las dos semanas anteriores a la encuesta.

Los investigadores encontraron que al considerar todas las variables que podían evaluar, pasar más tiempo en lugares públicos estaba fuertemente asociado con tener antecedentes de infección por SARS-CoV-2. Por ejemplo, un historial de infección fue aproximadamente 4,3 veces más común entre los participantes que dijeron que habían usado el transporte público más de tres veces en las dos semanas anteriores, en comparación con los participantes que dijeron que nunca habían usado el transporte público en el período de dos semanas.

Un historial de infección también fue 16 veces más común entre los que informaron haber visitado un lugar de culto tres o más veces en las dos semanas anteriores, en comparación con los que informaron que no habían visitado ningún lugar de culto durante el período. La encuesta no distinguió entre visitar un lugar de culto para un servicio religioso u otros fines, como una reunión, un campamento de verano o una comida.

Por el contrario, aquellos que informaron practicar el distanciamiento social al aire libre "siempre" tenían solo un 10 por ciento de probabilidades de tener un historial de SARS-CoV-2, en comparación con aquellos que informaron "nunca" practicar el distanciamiento social.

Un análisis inicial relativamente simple vinculó muchas otras variables con el historial de infección por SARS-CoV-2, incluido ser negro o hispano. Pero un análisis "multivariable" más sofisticado sugirió que muchos de estos vínculos aparentes se debían en gran parte a diferencias de movimiento y distanciamiento social.

"Cuando ajustamos por otras variables como las prácticas de distanciamiento social, muchas de esas asociaciones simples desaparecieron, lo que proporciona evidencia de que el distanciamiento social es una medida eficaz para reducir la transmisión del SARS-CoV-2", señala Clipman.

Los datos indicaron una mayor adopción de prácticas de distanciamiento social entre algunos grupos que son especialmente vulnerables a la enfermedad grave COVID-19, lo que sugiere que eran relativamente conscientes de su vulnerabilidad. Por ejemplo, el 81 por ciento de los participantes mayores de 65 años informaron que siempre practicaban el distanciamiento social en las actividades al aire libre, mientras que solo el 58 por ciento de los jóvenes de 18 a 24 años lo hacía.

Los resultados son consistentes con el mensaje de salud pública general de que el uso de barbijos, el distanciamiento social y la limitación de viajes siempre que sea posible reducen la transmisión del SARS-CoV-2. Sin embargo, los investigadores sugieren que estudios como estos, que emplean encuestas igualmente rápidas de grupos específicos, también podrían convertirse en herramientas útiles para predecir dónde y entre qué grupos se propagarán más rápidamente las enfermedades infecciosas.

"Hicimos este estudio en Maryland en junio y mostró, entre otras cosas, que las personas más jóvenes en el estado tenían menos probabilidades de reducir su riesgo de infección con el distanciamiento social, y un mes después una gran proporción de las infecciones por SARS-CoV-2 detectado en Maryland fue entre gente más joven", explica Solomon.

"Por lo tanto -prosigue-, todo apunta a la posibilidad de utilizar estas encuestas rápidas y económicas para predecir dónde van a ocurrir los brotes en función de los comportamientos y luego movilizar los recursos de salud pública en consecuencia".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.