Suscriptor digital

De paseo por el Primer Mundo

Una recorrida por hospitales de Miami permite comprobar que muchas de las técnicas que se emplean allí también se conocen en Buenos Aires; claro que las comodidades son notables
Valeria Shapira
(0)
22 de marzo de 2000  

MIAMI (Estados Unidos).- Si esta ciudad estaba asociada sólo con el placer y las vacaciones, una recorrida por sus hospitales puede provocar un cambio de perspectiva. Al menos, esto es lo que sucedió con el grupo de periodistas latinoamericanos que, invitados por Salud Miami , tuvimos la oportunidad de acercarnos a los nueve hospitales que integran esta nueva alianza cuyo objetivo es ubicarla como destino médico para chequeos anuales de adultos y niños, tratamientos y consultas de segunda opinión.

Salas de espera ordenadas, televisor, máquina de café, secretaria sonriente, puntualidad, equipos de última generación y personal centrado en una única tarea. Tal el panorama que se repite aquí en todas las instituciones de salud y el que invita a pensar que la organización y la calidad de servicio no son temas menores. Un buen ejemplo es el Centro Craneofacial del Miami Children«s Hospital, institución dedicada exclusivamente a los niños. Allí se tratan en forma multidisciplinaria defectos congénitos y de distinto origen que se traducen en deformidades faciales. "Podemos corregir desde un labio leporino hasta otras deformaciones mucho más complejas. Los genetistas, cirujanos, radiólogos, anestesiólogos y todos los demás profesionales del equipo están especialmente capacitados para tratar a estos niños", dice la doctora Mislen Bauer. Hay, también, otros ejemplos llamativos sobre lo que puede hacer la medicina con los más pequeños. La cirujana Cathy Burnweit cuenta: "Aquí operamos con éxito a los chicos que presentan deformidades en el tórax o pecho hundido, un problema que afecta a uno de cada 5 mil niños y que no sólo es grave en el aspecto estético, sino concretamente en el de la salud, pues puede provocar alteraciones pulmonares, del corazón y en la columna. Antes, las operaciones duraban cuatro horas y había que realizar una gran incisión en el tórax, pero ahora empleamos un procedimiento menos agresivo, que toma menos tiempo y casi no deja cicatriz. Realizando incisiones mínimas, colocamos una varilla de metal que, formando un arco, pasa por encima del corazón, se abre y vuelve el pecho a su posición natural".

Cartílagos de probeta

En el área quirúrgica, también hay adelantos que pueden beneficiar a los deportistas y a las personas que por haber sufrido accidentes o por padecer determinadas patologías reumatológicas presentan lesiones en el cartílago de la rodilla. El doctor Rowland Pritchard realiza en el South Florida Orthopaedic & Knee Institute un implante de cartílago utilizando células del propio paciente, que se cultivan in vitro y luego se reimplantan con una cirugía convencional.

"El procedimiento se denomina implantación autóloga de condrocitos (ACI). Las células del cartílago del paciente se obtienen mediante artroscopía. La reproducción in vitro es fundamental, pues una vez que el cartílago se ha destruido no puede regenerarse (las células llamadas condrocitos quedan atrapadas en una matriz que no les permite reproducirse). Al cultivarse, se les coloca una enzima que disuelve la matriz y las libera, permitiendo su replicación", explica el especialista.

La recuperación dura entre seis meses y un año. Y como el cartílago reemplazado se obtiene de sus propias células "no hay peligro de rechazo inmunológico".

Contra la pared

La arteriosclerosis y la enfermedad coronaria constituyen la principal preocupación de los médicos ya que, en Miami y en todo el mundo, constituyen la causa de mortalidad número uno. A la tradicional lista de factores de causales (hipertensión, tabaquismo, etc.), condicionales (otras enfermedades que aumentan el riesgo de la coronaria) y predisponentes (stress, por ejemplo) se suma una nueva categoría: la de los factores predictivos, que permiten realizar prevención a partir del diagnóstico precoz.

El Centro de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares del Mount Sinai Medical Center, "es el único en el sur de Florida que realiza la tomografía con haz de electrones o EBCT, un estudio que permite cuantificar el depósito de calcio en las paredes de las arterias que rodean el corazón. "Sabemos que el calcio puede ser un marcador de inconvenientes coronarios futuros -explica el doctor César Conde, director del Programa Internacional de ese centro de salud-.El EBCT nos da la posibilidad de tomar imágenes del corazón cuando está latiendo y ver las arterias, incluyendo los depósitos de calcio." Los candidatos para el EBCT son las personas mayores de 40 años con historia familiar de enfermedad cardíaca, hipertensión, fumadores, diabéticos, pacientes con niveles anormales de colesterol en sangre, obesos y aquellos que padezcan otras enfermedades vasculares. Con imágenes obtenidas por este método "se puede reconstruir el corazón tridimensionalmente e identificar la evolución de las placas calcificadas. De los 100 equipos disponibles en el mundo, 50 se encuentran en los Estados Unidos y cada uno de ellos cuesta 2 millones de dólares".

Directo al corazón

Pero no sólo hay procedimientos de avanzada en el área diagnóstica. El tratamiento directo del corazón empleando láser sin abrir el pecho "es una alternativa de tercera o cuarta generación que venimos desarrollando aquí con un segmento de pacientes. Utilizamos una técnica de revascularización directa del miocardio basada en la nutrición miocárdica de los reptiles, directa, desde adentro de la cavidad del corazón. El procedimiento se denomina PTMR, de las siglas en inglés Percutaneous Transmyocardial Revascularization . La creación de perforaciones de una profundidad controlada busca estimular el miocardio a generar nuevos vasos, sinusoides, o hacer funcionales sinusoides ya existentes pero no abiertos. El mecanismo exacto se desconoce, pero hay evidencias de que después del procedimiento, además de tejido de cicatrización se forma también una red fina de capilares".

La técnica PTMR es reciente, forma parte de un estudio piloto y es "el primero realizado por via percutánea en el mundo. La aplicabilidad terapéutica del láser (denominado Holmio-YAG) fue demostrada por un estudio en pacientes también sometidos a cirugía cardíaca. También se aplicó utilizando catéteres de fibra óptica en el Instituto del Corazón de Miami en 1997. En el futuro -dice el doctor Bejarano- habrá que determinar definitivamente si esta técnica contribuye a mejorar los sintomas de angina en pacientes refractarios al tratamiento médico, a disminuir la cantidad de medicamentos y aumentar su capacidad para hacer ejercicio. Por ahora sabemos que en los pacientes tratados en el estudio piloto del Instituto del Corazón de Miami hubo un 100% de éxito: los síntomas de angina disminuyeron, se incrementó la tolerancia al ejercicio, se recuperó discretamente la función del corazón y los pacientes toman menos medicamentos antianginosos. El seguimiento, actualmente en curso, podrá determinar si éste beneficio perdura".

En español y atípicos

Convertir a Miami en un destino internacional de preferencia para el cuidado de la salud entre quienes puedan pagar los servicios ofrecidos no parece constituir una tarea difícil, sobre todo cuando existe las facilidades de sus hospitales. Los médicos hablan español, el tiempo de viaje desde América Latina es más corto que el que implica llegar a otras ciudades de Estados Unidos y la playa resulta atractiva para quienes deciden realizar un chequeo durante las vacaciones. Además del buen sol, la excelencia médica aquí también se disfruta.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?