Días de furia

Por Dr. Elba Albertinazzi
Por Dr. Elba Albertinazzi
(0)
22 de marzo de 2000  

-Doctora, en casa sabemos que mi hija va a menstruar porque se pone imposible. Llora por cualquier cosa, está de mal humor, ni siquiera tolera a su perro -me dijo una paciente.

-Con todos esos síntomas pienso que su hja tiene un SPM, es decir un síndrome premenstrual . Y, dígame, ¿qué come su hija?

-En casa es todo muy natural.

-Me parece muy bien, pero seguramente fuera de casa...

El SPM se caracteriza por una alteración del delicado sistema hormonal de la mujer y aparece actualmente con bastante frecuencia en las jóvenes, quizá debido a los alimentos demasiado industrializados. Es común que las chicas que trabajan almuercen fuera de casa. Luego, en el momento de la cena están tan cansadas que no tienen ganas de cocinar y entonces comen cualquier cosa.

Cualquier cosa significa alimentos sin nutrientes, como las vitaminas y minerales, y sobre todo, sin grasas poliinsaturadas (omega 3 y 6). Estas grasas equilibran la secreción de hormonas femeninas y son necesarias para producir la prostaglandina antiinflamatoria , sustancia que ayuda a paliar los dolores del ciclo menstrual. Están presentes en las semillas (girasol y lino) y los vegetales verdes, que muchas veces no se incorporan a la comida diaria en cantidad suficiente.

Entre las vitaminas y minerales que se ingieren en una dieta sana, la vitamina B6, la E y la C, y los minerales como el zinc y el magnesio son fundamentales para regular el sistema hormonal femenino. El cuerpo necesita los minerales para transformar el aceite en prostaglandinas antinflamatorias. Y las vitaminas, por ejemplo la E, evitan que dichas grasas se degraden con rapidez.

La vitamina B6 y el zinc están presentes en los cereales integrales (arroz, mijo y avena), de modo que le recomendé a mi paciente que los sirviera en las comidas. Para controlar el SPM es de gran ayuda eliminar los alimentos acidificantes porque barren con el calcio: la joven debía evitar estimulantes como el café, las gaseosas y los cigarrillos, y disminuir la cantidad de carne (de vaca y de pollo) y derivados.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.