Reduce la producción de una hormona que aumenta el apetito. Dormir bien, clave para los programas de descenso de peso