Hay más casos de asma y alergia por el calentamiento global

La contaminación ambiental y la extensión de la época de floración de algunas especies agravan la inflamación de las vías aéreas y empeora los síntomas de alergia. Expertos recomiendan cómo protegerse.
(0)
19 de diciembre de 2009  

El cambio climático no sólo le hace mal al planeta. Su impacto repercute en la salud de las personas: impulsa la reaparición de enfermedades infecciosas como el dengue y la malaria, y "está produciendo un fuerte aumento de casos de asma y alergia", señalaron especialistas durante el XXI Congreso Mundial de Alergia que se llevó a cabo en Buenos Aires del 6 al 10 de diciembre, casi en simultáneo aunque a 12 mil kilómetros la Cumbre Mundial de Cambio Climático (COP 15) organizada en Copenhagen, Dinamarca.

Según los expertos reunidos en Buenos Aires, "los cambios en la distribución, cantidad y calidad de los pólenes (desencadenantes de alergias), así como la contaminación ambiental, estarían relacionados con una mayor prevalencia de asma y alergia y un empeoramiento de los síntomas de los pacientes".

La evidencia científica acumulada en los últimos años indica que la polución ambiental empeora las afecciones respiratorias, especialmente en las ciudades. Además, "muchas plantas alergénicas modificaron y extendieron su época de floración, aumentando la carga de pólen en el aire", destacó el doctor Carlos Baena Cagnani, profesor de la Universidad Católica de Córdoba y presidente del Congreso Mundial de Asma. Por esto se recomienda "prestar atención no sólo a los conteos de polen en la atmósfera, sino también a los índices de polución, y en los días de valores elevados, suspender o modificar las rutinas de ejercicio al aire libre".

Genes y ambiente

Los factores condicionantes para sufrir alergias son tanto genéticos como ambientales. "En las últimas décadas hemos visto un incremento de la patología alérgica a nivel mundial" señaló el doctor Ignacio Ansotegui, de la Universidad de Belfast, Reino Unido. Si tenemos en cuenta que el componente genético cambia lentamente a través de la evolución, el marcado aumento de la patología alérgica puede explicarse por los cambios ambientales". El especialista comentó que "el cambio climático, conjuntamente con el estilo de vida urbano, la contaminación, y el estrés, están haciendo de las enfermedades alérgicas la mayor epidemia no infecciosa del siglo XXI".

El incremento de los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera y el consiguiente aumento de la temperatura global, han convertido a la tierra en un gran invernadero donde las plantas polinizan antes, con mayor cantidad de polen, y terminan más tarde este ciclo. El polen, unido a los contaminantes, hace que éstos sean más agresivos y patógenos. En tanto, las personas expuestas a contaminantes diesel manifiestan 20 veces más síntomas alérgicos que quienes no están expuestos a dichas partículas.

El ozono y otros contaminantes

El adelgazamiento de la capa de ozono producto de la emisión de gases contaminantes se suele relacionar con una mayor vulnerabilidad a los rayos solares, pero ese no es su único efecto negativo sobre la salud. Además causa un incremento de ozono en el ambiente, sobre todo en áreas urbanas y suburbanas. Esto empeora los síntomas de los pacientes alérgicos a los ácaros del polvo, y produce una inflamación crónica de las vías respiratorias en las personas con asma. El Dr. David Peden, director del Centro para Medicina Ambiental, Asma y Biología Pulmonar de la Universidad de Carolina del Norte, en EE.UU, señaló que "se está observando un aumento de las consultas a la guardia médica uno o dos días después de una jornada con ozono elevado".

Cómo protegerse

  • Monitorear el conteo de pólenes: la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) ofrece un contador de pólenes en su sitio web: http://www.alergia.org.ar/pacientes/polenes/index.htm
  • Reducir la exposición al ozono: Los niveles de ozono son más bajos por la mañana y aumentan entre las 16 y 17 horas. Por lo tanto, es mejor ejercitarse durante la mañana.
  • Si se es alérgico al polen, que es más elevado a la mañana, lo mejor será realizar actividad física en lugares cerrados.
  • Optar por caminar en lugar de correr. Los efectos del ozono son más graves cuando se respira a un ritmo acelerado.
  • Cerrar las aberturas de la vivienda los días de mucho viento para evitar el ingreso de polen al hogar.
  • Bañarse antes de ir a dormir para retirar los restos de polen que hayan quedado en la piel y evitar dejarlos en las sábanas.
  • Más información en:

    Informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS): Diez Datos acerca del Cambio Climático y la Salud: http://www.who.int/features/factfiles/climate_change/es/index.html

    Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC)

    http://www.alergia.org.ar/ (en el sitio hay una sección sobre conteo de pólenes)

    Fundación para el Estudio del Asma y otras Enfermedades Alérgicas

    www.fundaler.org.ar

    Estudio internacional "Alergias en América Latina" recomendaciones para pacientes: www.allergiesinlatinamerica.com

    Riesgo Ambiental

    Según el Cuarto Reporte de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), emitido en 2007, el calentamiento global es inequívoco, y existe una certeza superior al 95% de que la causa es extrínseca. Las actividades humanas poseen un neto efecto de calentamiento, en particular debido a las emisiones de gases invernadero.

    Unas 300 millones de personas sufren asma en el mundo. De no tomar medidas urgentes para mitigar el cambio climático, las muertes por asma aumentarán cerca de 20% en los próximos 10 años.

    Uno de cada cuatro niños europeos es alérgico, y en Argentina, 1 de cada 5 niños.

    Más de la mitad de los chicos y adolescentes argentinos (unos 6,5 millones) está en "riesgo ambiental" por habitar en zonas con alta contaminación ambiental por actividades industriales, falta de cloacas y dificultades para acceder al agua potable, según el Atlas de Riesgo Ambiental de la Niñez en la Argentina, elaborado por la Defensoría del Pueblo de la Nación, con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Unicef, la OIT y la OPS

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.