Historia clínica. La angustia como disparador de los problemas coronarios