Suscriptor digital

Odisea de médico

En los Estados Unidos, llegar a ejercer la profesión implica invertir una pequeña fortuna. Una presión que lleva a la angustia y la depresión
(0)
22 de marzo de 2000  

En Estados Unidos existen aproximadamente 1000 hospitales universitarios y 139 escuelas de Medicina para una poblacion de aproximadamente 270 millones de habitantes.

De acuerdo con la revista Time, elegir la escuela universitaria significa tanto una inversión a largo plazo... como una deuda a largo plazo.

Según la situación económica del alumno, mérito académico, o promesa de servicio futuro ya sea en servicio de Salud Pública o servicio militar médico se obtiene ayuda financiera.

Los médicos egresan de la Universidad con una deuda de 50.000 a 120.000 dólares. A cualquiera le da ansiedad ver a alumnos de 20 años con un compromiso financiero de esa magnitud. Las universidades no cierran los fines de semana y las bibliotecas están colmadas de estudiantes los sábados y domingos por la noche. El nivel de calificaciones es la puerta para elegir el mejor hospital, cuando se trata de residencias.

Es decir que aquí los médicos se reciben con una deuda equivalente a lo que cuesta una vivienda pequeña y con un salario promedio para los siguientes tres años de 28.000 dólares anuales ( salario promedio de residencia médica).

La carga psicológica de una deuda de 120.000 dólares influye en los estudiantes para ser competitivos y tomar la carrera seriamente. El de los médicos es un entrenamiento que pone a los jóvenes frente a situaciones conflictivas como trabajar más horas que las que la fisiología humana resiste el exponerse a enfermedades infecciosas.

Pero la situación de los médicos extranjeros que planean obtener su licencia en los Estados Unidos tampoco es fácil. Todo comienza por preparar la reválida, cuyos exámenes cuestan aproximadamente 1200 dólares cada uno en concepto de aranceles. Para refrescar conocimientos científicos y a veces aprender biología molecular, muchos médicos toman cursos que cuestan aproximadamente 3500 dólares. El costo de los libros llega a ser de 500 dólares. Estudiando para los exámenes es imposible trabajar full-time , por lo que se origina un conflicto económico. Algunos médicos extranjeros rinden los exámenes entre dos y tres veces.

Una vez aprobada la reválida hay que pensar en el entrenamiento médico que, al igual que en Argentina, se llama residencia médica. El estado más difícil para conseguir un puesto de residencia, siendo extranjero, es California.

Años atrás, algunos médicos mandaban de 300 a 400 cartas a distintos hospitales americanos con el objetivo de obtener una entrevista para empezar la residencia médica, pero pocos eran los que conseguían más de cinco, generalmente en Estados a los que los americanos no quieren ir, por ejemplo, Alaska o Puerto Rico.

Estas cartas debían incluir copias legalizadas de documentos varios ( el costo del notario público: de 5 a 7 dólares por documento, copias de todos las materias cursadas , diploma, etc; y por supuesto fotos en color con la mejor sonrisa ( aproximadamente 1 a 2 dólares por foto) . AhÉ. y la estampilla de un dólar porque son muchos documentos .

Si fueran 300 cartas de aplicación para otros tantos puestos, el envío costaría aproximadamente 900 dólares y, como las posibilidades de obtener un cargo de residencia médica para extranjeros es muy baja, también habría que tentar las posibilidades haciendo viajes a zonas alejadas e invirtiendo en pasajes en avión, renta de autos, hoteles, comidas (otros 1500 dólares o más).

Esta serie de gastos, de 7000 a 10.000 dólares (dependiendo del número de veces que se preparan los exámenes) crea una presión psicológica que puede desembocar en depresión, ansiedad y hasta suicidio.

Hace 20 años, obtener la reválida de la licencia médica extranjera era mucho más fácil que actualmente. La necesidad de médicos era mayor. Algunos médicos que vinieron a Estados Unidos hace 10 o 20 años decidieron hacer un solo año de residencia médica y obtener su licencia con el título de médico generalista. En la actualidad, los médicos que no tienen certificado de especialidad se encuentran en desventaja.

Los HMO (Health Maintanance Organizations), sistemas de medicina prepaga que exigen alta calidad de los médicos han transformado la medicina en los últimos tres años. Para ser contratados, los médicos deben tener diploma de especialidad.

Cada cuatro años, los médicos deben haber acumulado aproximadamente 100 horas en educación medica (un curso de 25 horas suele costar 1000 dólares, sin contar las horas de trabajo no remuneradas por atender al curso). Los pediatras cada dos años deben tomar dos cursos de reanimación baásica y avanzada (aproximadamente 200 dólares) y se debe tener una licencia farmacológica cuyo arancel es de 210 dólares.

O sea que cada dos años se invierten aproximadamente 3000 dólares en mantener los requerimientos del Estado para renovar la licencia. Como se ve, el resultado de esta larga suma alcanza para poner al médico al borde del ataque de nervios.

La autora es pediatra en la Argentina y EE.UU.

Ideales sin fronteras

La educacion médica en los Estados Unidos es muy costosa comparada con otros países. La cantidad de facultades de medicina es una de las más altas del mundo.

La residencia médica requiere muchas horas de trabajo, a veces se trabaja diariamente por 5 semanas sin días libres y es tan mal remunerada como en otros países.

Los salarios son más altos que en otros lugares, pero la paranoia de los juicios hace del trabajo un riesgo constante (ansiedad que disminuye con los años ). La exagerada documentacion en las historias clínicas demuestra esta obsesión y consume gran parte del día de trabajo.

Pero la medicina sique siendo un arte. Los médicos más satisfechos son los que trabajan con un ideal humanitario y ejercen la especialidad con fascinación. Esta es una realidad que no tiene fronteras.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?