Un gen ayuda a las células cancerosas a disfrazarse para entrar en el cerebro