Abusos: investigan los viajes del árbitro Bustos y de otros acusados

Martin Bustos, fue detenido en Rosario
Martin Bustos, fue detenido en Rosario Fuente: Archivo
Gustavo Carabajal
(0)
8 de junio de 2019  • 21:48

A partir de la detención del árbitro Martín Bustos cuando acosaba a través de las redes sociales a tres futbolistas de las divisiones inferiores de Newell's, la Justicia comenzó a investigar si el imputado y otro acusado en la causa de los supuestos abusos a jugadores juveniles de Independiente viajaban al interior para relacionarse con otros chicos.

Según fuentes judiciales, esta presunción se fundó en los pedidos de autorizaciones de viajes que presentó Bustos, no para trasladarse solo a Rosario, sino también a Posadas.

Sin embargo, el movimiento de Bustos no constituye la única pista que será investigada. A Rosario también viajó otro de los seis imputados en la causa Independiente, que había pedido autorización para viajar en los últimos nueve meses. Estuvo en la misma ciudad en la que, hace 72 horas, fue detenido Bustos. Los responsables de la investigación quieren saber si los acusados repitieron en Rosario y Posadas las conductas delictivas que desarrollaron en Buenos Aires.

El árbitro seguirá preso en Rosario, aunque en los próximos días podría ser trasladado a los tribunales de Lomas de Zamora porque la Justicia de Garantías aceptó el pedido de la fiscal Soledad Garibaldi para que Bustos sea detenido nuevamente por los delitos cometidos contra los futbolistas juveniles de Independiente.

Después de la audiencia indagatoria realizada en Rosario, el juez Ismael Manfrín determinó que Bustos siga detenido, acusado de grooming, un delito por el que se castiga con penas de entre seis meses y cuatro años de prisión a quien "por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos contactare a una persona menor de edad con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma", según define el Código Penal.

"Si dicen que van a un masajista, capaz que le hacen bardo; de última, digan que tienen el cumpleaños de una amiga y listo", sugería Bustos al futbolista, de 14 años, de las divisiones inferiores de Newell's en un mensaje que le mandó para concretar un encuentro. Mientras Bustos insistía en encontrarse fuera de la pensión para hacerle masajes, el menor le respondía que no lo dejaban salir del predio.

En otro de los mensajes por WhatsApp que aportó el menor, Bustos, que cambió su identidad y además decía que era kinesiólogo, expresó: "No tengo problema de ir a la pensión. El tema es que no me van a dejar entrar". Entonces el menor le respondió que podía hablar con el coordinador de las divisiones inferiores, a lo que Bustos respondió: "No hables nada porque no los van a dejar".

El 31 de mayo pasado, el árbitro le escribió al futbolista juvenil un mensaje en el que le decía que viajaría a Rosario donde tenía varios clientes. Según consta en los textos aportados por el menor a la Justicia, el imputado le pidió que lleve a otros chicos. Se habría acordado que fuesen cuatro adolescentes al encuentro.

"Y sí, yo encantado. El tema es que si son más de cuatro o cinco no nos van a dar los tiempos, ni a mí tampoco la energía, jaja. ¿Se entiende?", escribió el árbitro en Whatsapp.

En marzo de 2018, Bustos había sido el primer sospechoso detenido por su presunta vinculación con un grupo de hombres adultos que se dedicaban a captar futbolistas de las divisiones juveniles de Independiente y los sometían a abusos.

Por pedido de la fiscal de Avellaneda Soledad Garibaldi, Bustos y otros cinco imputados fueron apresados y la Justicia de Garantías de dicho distrito les dictó la prisión preventiva.

Pero, en septiembre pasado, la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Lomas de Zamora, integrada por los jueces Miguel Alberdi, Miguel Navascues y Guillermo Rolón, modificó la calificación penal por la que habían sido procesados Bustos y sus cómplices y concedió las libertades para el árbitro y otros tres imputados.

Luego de analizar las pruebas, los camaristas consideraron que los acusados no cometieron abusos sexuales, sino que, serían responsables de corrupción de menores, un delito con una expectativa de pena menor a la que tiene la imputación realizada durante la etapa de instrucción. Al fundar la resolución, los magistrados también tuvieron en cuenta que, en algunos casos, las relaciones habrían sido consentidas por las víctimas. Además de Bustos, el fallo de la Sala I de la Cámara de Apelaciones benefició al relacionista público, Leonardo Cohen Arazi y Alberto Ponte. En tanto que los camaristas le concedieron el arresto domiciliario a Juan Manuel Díaz Vallone.

Todavía siguen detenidos en el caso de los abusos ocurridos en Independiente, Silvio Fleytas y Alejandro Dal Cin.

La fiscal Garibaldi presentó un pedido de revocatoria contra la resolución de la Sala I de la Cámara de Apelaciones y el expediente está en el Tribunal de Casación Penal bonaerense que debe decidir si agrava la calificación penal del delito por el que fueron acusados los seis sospechosos y ordena volver a detener a los cuatro imputados que habían sido excarcelados en septiembre pasado. Una de las condiciones fijadas por el tribunal para conceder la excarcelación fue que los imputados debían avisar al Tribunal cada vez que debían hacer un viaje. En esos pedidos de autorizaciones debían presentar los pasajes de ida y de regreso con las correspondientes fechas y destinos.

Se determinó que Bustos viajó a Rosario y a Posadas, en Misiones. Mientras que otro de los acusados que fue liberado junto con el árbitro pidió autorización para viajar a Rosario, la misma ciudad en la que fue detenido Bustos.

Los investigadores de los abusos contra los futbolistas juveniles de Independiente intentan establecer si en esos viajes, los imputados repitieron la conducta delictiva que desarrollaban en Buenos Aires.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.