Adicciones: en cuarentena, siete de cada diez consultas son por síndrome de abstinencia y fugas de hogar

Belisario Sangiorgio
(0)
31 de marzo de 2020  • 12:35

El avance de la pandemia del coronavirus en el país y la instrumentación del aislamiento social obligatorio para contenerlo comienzan a tener consecuencias en los sectores más vulnerables de la población. Según información oficial a la que accedió LA NACION, en la última semana aumentó la cantidad de consultas sobre síndrome de abstinencia y fugas de hogares en la línea telefónica 141, de atención, acompañamiento e información sobre consumo de sustancias. Siete de cada diez llamados tienen que ver con estas problemáticas relacionadas con las adicciones.

Habitualmente, esta central de consultas recibe 150 llamados por día. Durante la última semana, el 70% de estas comunicaciones estuvo vinculada con el coronavirus y los efectos de la cuarentena en población con problemas de consumo adictivo. El documento de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar) indicó: "Crecieron las consultas directas e indirectas que buscan orientación y pautas para contención familiar, manejo de situaciones de encierro, síndrome de abstinencia, consultas sobre medicamentos, tratamientos, y fugas de hogar. Sumamos un equipo de psicólogos de apoyo para llamar a las personas que, además de su consulta telefónica espontánea a la línea 141, soliciten una atención remota posterior, sin salir de sus casas".

Esta problemática, una de tantas vinculadas con la cuarentena y su efecto en la salud mental, puede golpear con mucha fuerza a los adictos, una población vulnerable, en particular. Con este motivo, los centros comunitarios de atención y los espacios de rehabilitación continúan funcionando con guardias que garantizan la atención de emergencias y también la entrega de alimentos, pero sin alojar nuevos pacientes.

En la Argentina, los adictos muchas veces viven largos períodos en situación de calle, y este dato -por ejemplo- derivó en un protocolo de urgencia que la Sedronar elaboró para evitar que las fuerzas de seguridad criminalicen específicamente a jóvenes con problemas de salud vinculados a las drogas que sean encontrados en la vía pública durante la vigencia del aislamiento obligatorio.

"Las fuerzas de seguridad de cada jurisdicción deben contar con el listado de paradores, comedores, casas de atención y espacios comunitarios", detalla este segundo documento que, además, insta a policías y gendarmes a que, al advertir situaciones de consumo problemático, tomen contacto directo con organismos de prevención y del sistema de salud. El objetivo es que los chicos y chicas adictos que viven en las calles accedan a "lugares habilitados para el retiro de viandas alimentarias y para lavarse las manos".

El documento difundido por la Sedronar con el balance de llamados recibidos durante los últimos días en la línea 141 señala que actualmente el 80% de las consultas telefónicas están siendo resueltas con intervenciones remotas del equipo interdisciplinario, "sin necesidad de derivación al sistema de salud pública".

Sobre el despliegue realizado por este organismo estatal, detallaron que frente a las situaciones de consumos problemáticos y las entregas de medicamentos en un contexto de crisis trabajan "con estrategias diferenciadas de contención para los familiares y entornos afectivos, y con llamados y seguimiento personalizado".

En diálogo con LA NACION, la titular de la Sedronar, Gabriela Torres, dijo: "Reforzamos el servicio de la línea 141 con un equipo de apoyo integrado por profesionales para que puedan abordar problemas asociados a las adicciones, como son la abstinencia, la soledad y el encierro, en tiempos de la cuarentena. El problema del consumo nunca es individual, sino que tiene que ver con una construcción social".

En cuanto a qué sucede con el mercado del narcotráfico durante la cuarentena, a través de distintas fuentes este diario pudo confirmar que pese a las medidas de aislamiento obligatorio, la principal droga dura aún circula: el precio de venta de cocaína al menudeo subió 40%, y pasó en Buenos Aires de $1000 pesos a $1400 pesos el gramo, mientras que en la frontera con Bolivia se registró el mismo aumento porcentual, que llevó el precio del gramo de $600 a $1000.

La información de la Sedronar va en la misma línea de los datos de un vasto informe publicado ayer por LA NACION. El documento confirma que uno de cada tres argentinos desarrolló síntomas depresivos-ansiosos durante la cuarentena, estados ante los cuales los drogodependientes son los más vulnerables. Se trata del primer estudio que se hace para medir el impacto emocional de la epidemia, que analizó más de 10.000 casos y que fue hecho por el Instituto de Neurociencias Cognitivas y Traslacionales de Conicet-Fundación Ineco-Universidad Favaloro.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.