Afirman que sus hijos y su trabajo lo eran todo