Amenazan al padre de una chica asesinada, antes de una marcha

La advertencia fue hecha por dos hombres armados en moto, cuando Guillermo Pérez iba a encabezar una manifestación
Darío Palavecino
(0)
16 de octubre de 2016  

MAR DEL PLATA.- "Algo va a tener que cambiar", afirmó Guillermo Pérez después de que hace una semana le violaron y mataron a su hija, Lucía de 16 años. Sabe que todavía hay al menos un prófugo entre tres sospechosos. Sigue con la imagen fresca de dos desconocidos que, un rato antes, en moto y armados, le dejaron al paso una amenaza que aún le retumba en los oídos: "Negro de mierda, cortala porque te vamos a limpiar", le gritaron antes de seguir camino.

Cuando todavía le cuesta afrontar el drama de haber perdido a su más preciado tesoro, Matías, de 19 años y hermano de Lucía, anticipó que la lucha que iniciaron no va a parar "por más que vengan a apuntarnos. No tenemos miedo", repitió antes de pedir custodia para su familia.

Muchos manifestantes con la foto de Lucía en alto
Muchos manifestantes con la foto de Lucía en alto Crédito: Mauro V. Rizzi

Creen los Pérez que algo puede cambiar porque estuvieron rodeados por unos 3000 vecinos, familiares y amigos que acompañaron en el dolor a la familia en un reclamo de justicia que había comenzado temprano, con otras mil personas que, por la mañana, marcharon bajo la misma consigna por Ruta 11, desde Playa Serena hasta Alfar, barrio en el que se cometió el abuso y posterior asesinato de Lucía.

La investigación mantiene a Matías Farías y Juan Pablo Offidani, ya detenidos, como primeros imputados. La Justicia ordenó, además, la captura de otro mayor de edad que habría participado en este macabro episodio que la fiscal caratuló como violación seguida de muerte y homicidio criminis causa, aunque a la brevedad podría reconsiderar el hecho como un femicidio.

"La droga corre como el agua"

En cualquier caso, los imputados, luego de un eventual juicio oral, se exponen a que, en caso de que la Justicia los considere culpables, les impongan la pena más reclamada durante la manifestación de ayer: prisión perpetua.

"Pero de verdad, y no que por rezarle a una virgen o por rendir una materia salgan en cinco o diez años", advirtió Matías. Además, el joven pidió respuestas a las autoridades porque en la ciudad "la droga corre como agua potable".

Guillermo Pérez confirmó ayer a LA NACION que tras la amenaza que sufrió ayer al mediodía hizo una denuncia que, anoche, ratificaría en la fiscalía. Desde la comuna le gestionaron presencia policial para que los acompañe de manera permanente y cuide su domicilio particular. "Ya perdí lo más preciado que tenía, ahora no tengo miedo ni me van a callar", avisó el padre de la víctima.

La familia de la víctima ya escuchó el apoyo de la gobernadora María Eugenia Vidal y del ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, en reuniones que tuvo anteayer con ellos en el Sheraton Mar del Plata.

Lo propio consiguió del intendente Carlos Arroyo, que además le confirmó que había separado de su cargo al director de Control de Servicios de Seguridad Privada, Cristian Prada, que siendo funcionario y de un área tan sensible no tuvo reparos en asumir la defensa de Offidani.

Tras pedir la captura del tercer sospechoso, la fiscal María Isabel Sánchez espera resultados del laboratorio sobre evidencia colectada en la escena del abuso y posterior muerte. El informe genético será fundamental para definir la situación de los acusados, que hasta el momento se negaron a declarar.

En las dos marchas de ayer, los padres de la víctima fueron acompañados por unos 3000 personas a la tarde y unos 1000, bajo la lluvia, por la mañana. Compañeros de la víctima pasaron por el colegio con una bandera que pedía "Justicia x Lucía" y la recordaba presente: "Siempre una marca tuya llevará mi corazón", escribieron.

#NiUnaMenos: habrá una marcha el miércoles

La convocatoria, que se viralizó en las redes sociales en las últimas horas, prevé para el próximo miércoles "un paro de actividades y ruidazo" de 13 a 14, y una marcha desde el Obelisco a la Plaza de Mayo, a las 17; además recibió la aprobación de referentes de 50 agrupaciones sindicales y organizaciones de mujeres. "Luego del femicidio de Lucía Pérez, en Mar del Plata, de la represión injustificada durante el Encuentro Nacional de Mujeres, en Rosario, y el aberrante asesinato de una madre a su propia hija por ser lesbiana, decidimos convocar a un paro y una movilización", dijo Marta Dillon, de Ni Una Menos, a LA NACION. La idea se consolidó anteayer durante una asamblea en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, del barrio de Constitución, donde más de 300 personas se nuclearon en el patio del lugar. Desde el colectivo Ni Una Menos creen que las vidas de las mujeres son precarias, no sólo porque hay violencia machista, sino una inequidad entre las condiciones laborales de las hombres y mujeres.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.