Amenazan de muerte al jefe de la Policía Federal

Román Di Santo recibió en su casa una carta que estaría relacionada con la causa contra "la 12"; no descartan que haya complicidad policial
Gonzalo Prado
(0)
27 de agosto de 2013  

El jefe de la Policía Federal (PFA), comisario general Román Di Santo, recibió una carta con un claro mensaje intimidatorio en su propio departamento. Y, por el tenor de las palabras, en especial, por el soporte en el que fueron escritas, todo parece indicar que la amenaza está vinculada con la barra brava de Boca Juniors y la presunta connivencia o protección que podría haber recibido de algunos subalternos del N° 1 de la fuerza de seguridad.

El mensaje fue recibido al mediodía, e inmediatamente el jefe policial hizo la denuncia ante la Justicia. Nada se sabe todavía del origen de la esquela, pero, según fuentes policiales, los autores serían o algún miembro de la barra o personas que se benefician con los negocios ilegales de este grupo, incluidos uniformados. Es que no pasó inadvertida la impunidad y osadía que resulta del hecho de que la carta fue entregada en el propio domicilio de Di Santo.

"Se tiene un frente muy grande de enemigos, por lo que hay muchos que se ven perjudicados por esta investigación. A medida que continúe la causa cada vez van a ser más los implicados", explicó a LA NACION una calificada fuente del caso.

La intimidación provocó lógico estupor. "Nunca había pasado algo así. Es la primera vez que recuerdo que amenacen a un jefe de la Policía Federal de está manera", explicó aquella fuente, intentando dar énfasis a la gravedad del caso.

La carta estaba dentro de un sobre cerrado que tenía escrito "5H" y "Publicidad". Sobre una nota del diario deportivo "Olé" referida a la interna de la barra de Boca se escribió, con un fibrón negro, la leyenda "Di Santo te encontramos 5H". Hacía alusión al departamento en el que vive el jefe de la Federal. Con el marcador se había resaltado la palabra ataúd del título del reportaje.

Al recibir esta amenaza, Di Santo fue con el superintendente de Planificación de la fuerza, comisario general Sebastián Seggio, al juzgado de Instrucción N° 5, a cargo de Manuel De Campos, donde está radicada la causa contra la barra de Boca.

Entre las 12 y las 14 el juez le tomó declaración sobre el episodio. "Esto no me va a amedrentar ni mucho menos; vamos a seguir trabajando de la misma forma; vamos a seguir combatiendo y a seguir llevando hasta las últimas consecuencias el esclarecimiento de estos hechos", sintetizó Di Santo al salir de Tribunales.

Fuentes judiciales sostuvieron que todo indicaría que la amenaza está relacionada con aquella causa. "Seguramente se trató de una amenaza que está vinculada fuertemente con los negocios ilegales de la barra", dijeron en la Justicia.

"Es muy llamativo que a menos de un mes de un allanamiento en donde quedaron imputados dos oficiales por vínculos con la barra amenacen a uno de los impulsores de la investigación interna", explicó una fuente policial, que además adelantó que, como medida de seguridad, la custodia personal con la que cuenta Di Santo fue reforzada.

Historia del caso

Las fuentes consultadas por LA NACION también vincularon esta amenaza con el allanamiento que se produjo hace tres semanas en las oficinas de la División de Seguridad en Eventos Deportivos de la PFA, por la cual fueron demorados dos policías. El procedimiento se realizó con el fin de obtener evidencia para corroborar si existe o no una relación entre barras y efectivos policiales.

La causa que involucra a "La 12", y alcanza a las autoridades de Boca se inició en agosto de 2011 tras el homicidio de Ernesto Cirino, un vecino de Liniers, por el cual fueron detenidos el entonces jefe de la hinchada, Mauro Martín, y su segundo, Maximiliano Mazzaro, entre otros.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?