Con tres disparos asesinaron a un prestamista en un ajuste de cuentas

El lugar donde fue encontrado el cuerpo del prestamista
El lugar donde fue encontrado el cuerpo del prestamista Crédito: Google maps
Leonardo Scannone
(0)
9 de enero de 2019  • 20:19

Francisco Javier Ibañez, un prestamista, de 51 años, fue asesinado anoche en la zona oeste del conurbano. Los investigadores creen que fue un ajuste de cuentas ya que Ibañez tenía varios trabajos, entre ellos, se dedicaba a prestar dinero. Además, según se desprende de la declaración de la esposa, el hombre trabajaba en una empresa de gas y también tenía un puesto como remisero.

Los voceros policiales precisaron que el encuentro letal con sus victimarios se dio a partir de ese último oficio. A las 21.30 de anoche, Ibañez recibió un mensaje mientras estaba en su domicilio, situado en la calle Icalma al 400, en Rafael Castillo. Ibañez tenía que recoger a unos pasajeros en el kilómetro 47 y la Ruta 3. Tomó su vehículo, un Chevrolet Prisma blanco, y se dirigió hacia ese lugar. Después de algunas horas, su esposa, Patricia Gervasoni, comenzó a preocuparse y llamó al 911 para denunciar que el marido no había regresado.

A la medianoche, un móvil de la policía se acercó al domicilio. Gervasoni relató que Ibañez fue a trabajar y que no volvió. Allí, contó al pasar que ellos se dedicaban a prestar dinero en el barrio, "pero solo a gente recomendada".

Pocas horas antes, a las 21.45, un vecino había llamado al 911 porque frente a su vivienda había escuchado al menos siete disparos. Según relataron, el Chevrolet Prisma frenó en la calle Montgolfier al 3300, detrás de paredón del mayorista "La Maravilla", y a 800 metros de la casa de Ibañez. Según la declaración de otro vecino que vio la escena, un hombre abrió una de las puertas traseras y bajó a Ibañez del auto agarrado del cuello. Sacó un revólver y le disparó hasta matarlo.

Las fuentes indicaron que Ibañez recibió tres impactos, en la espalda, en el brazo y en el tórax. Luego, el automóvil aceleró hacia la intersección con Martín García Moreu y se perdió su rastro. Pocos minutos después llegó el personal policial, que en la escena del crimen levantó tres vainas 9 milímetros y secuestró otros dos proyectiles.

Gervasoni junto con hija se dirigieron a la comisaría a reconocer el cuerpo. Era Ibañez. Allí, Gervasoni, según relataron los detectives, entró en pánico y comenzó a enumerar distintas deudas que los vecinos tenían con ellos. Las sumas variaban desde $60.000 a $120.000. Una de las hipótesis que manejan los detectives sobre el móvil del crimen es que el capitalista -el hombre que estaba sobre Ibañez en la estructura del negocio financiero irregular- presionaba a la pareja para que devolviese dinero, ya que ellos pedían para luego prestar. Se habría acumulado una abultada deuda y ese habría sido el motivo para el crimen, que es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción especializada en homicidios de La Matanza.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.