Betharram, otro enclave para los clanes y las drogas