Capacitan a agentes federales para trabajar en la contención de jóvenes adictos de la villa 1-11-14

Personal de la Gendarmería, en la villa 1-11-14
Personal de la Gendarmería, en la villa 1-11-14
Belisario Sangiorgio
(0)
1 de junio de 2020  • 21:16

A través de un acuerdo entre la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar) y el Ministerio de Seguridad de la Nación, los agentes de las fuerzas federales que custodian la villa 1-11-14 comenzarán a ser capacitados, en el contexto del operativo de protección civil por el Covid-19, para trabajar en la contención jóvenes y adolescentes que, alrededor del foco de microtráfico de paco y cocaína que anida en ese enclave porteño, se encuentran en situaciones de vulnerabilidad y consumos problemáticos.

La gran villa del Bajo Flores -históricamente controlada por narcotraficantes peruanos y paraguayos- ahora también se ve fuertemente afectada por el avance del coronavirus en asentamientos con altos niveles de hacinamiento poblacional. De hecho, este es uno de los barrios marginales con mayor cantidad de muertes por coronavirus: 16 víctimas hasta el jueves pasado, según confirmaron fuentes oficiales a LA NACION .

Los pasillos de este barrio, durante décadas, han sido escenario de disputas entre grupos de traficantes que dirimieron sus diferencias por el control del territorio a fuerza de homicidios y ajustes de cuentas.

La 1-11-14, un inmenso conglomerado en la zona sur porteña habitado por miles de migrantes trabajadores, tanto nacionales como extranjeros. De arquitectura improvisada y dispar, fue copado hacia principios de la década del 90 por organizaciones transnacionales dedicadas al tráfico de cocaína.

El 11 de febrero de 1999, con una primera masacre -los tres muertos en la "canchita de los peruanos" de la villa 1-11-14- las mafias del narcomenudeo porteño comenzaron a mostrar su peor cara en distintos asentamientos, pero en el Bajo Flores la crueldad y la violencia siempre fueron aún más extremas.

En enero de este año, una investigación de ocho meses del Ministerio Público porteño concluyó con la captura de los miembros de un grupo que manejaba dos búnkeres. Se incautaron en el operativo tres armas de fuego, 120 kilos de marihuana, además de miles de dosis de cocaína fraccionada para la venta.

Curso y protocolo

De esta forma, la determinación de la Sedronar y del Ministerio de Seguridad de capacitar a los agentes y prepararlos para enfrentar la presencia de adictos problemáticos en medio de la pandemia pone de manifiesto una acción concreta frente a un problema evidente: el tráfico de sustancias no se ha detenido en los barrios marginales a pesar del aislamiento social obligatorio.

Por eso, fue necesario generar un protocolo para evitar situaciones de violencia institucional en un marco de mayor control policial por el avance del virus en las villas. Desde la cartera de Seguridad de la Nación se informó que hay "contacto permanente" entre la ministra Sabina Frederic y los jefes zonales de las fuerzas federales "para analizar estrategias de trabajo en conjunto".

Capacitación a agentes federales para el abordaje de jóvenes y adolescentes con consumos problemáticos de drogas en la villa 1-11-14
Capacitación a agentes federales para el abordaje de jóvenes y adolescentes con consumos problemáticos de drogas en la villa 1-11-14

Puntualmente, sobre la instrucción en consumos problemáticos que recibirán los agentes federales, Frederic dijo: "Las fuerzas de seguridad están permanentemente en contacto con personas con consumos problemáticos. No se trata de un tema que se reduzca a traficantes de drogas. El vínculo con personas con consumos problemáticos muchas veces se da en barrios donde hay seguridad ciudadana. Necesitamos darles a las trabajadoras y los trabajadores de las fuerzas herramientas que eviten una relación violenta con esas personas y que contribuyan a tratamientos adecuados".

En esa línea, Gabriela Torres, titular de la secretaría antidrogas, dijo sobre las capacitaciones para agentes federales: "En un contexto de pandemia hay que aprender a cuidar cuestiones de la salud y cuestiones de la convivencia con los demás. Para la Sedronar el problema del consumo de sustancias siempre debe ser abordado dentro del marco de los derechos humano, de todas las personas, y nos parece muy importante poder acordar un protocolo de intervención, que es tanto para cuidar a los agentes de las fuerzas como a las personas que tienen problemas de consumo".

En cuanto a la necesidad de trabajar formativamente con las fuerzas de seguridad que intervienen en el Bajo Flores, desde la Sedronar indicaron: "La capacitación les aporta los principios generales que deben respetar las fuerzas en esos casos, o en situaciones en las que se encuentren en peligro niños, niñas o adolescentes, para poder evaluar las distintas situaciones y facilitar la correcta intervención de los servicios de salud y sociales, como las Casas de Atención y Acompañamiento Comunitario (Caacs) que integran la red territorial de la Sedronar y abordan este tipo de situaciones".

Capacitación a agentes federales para el abordaje de jóvenes y adolescentes con consumos problemáticos de drogas en la villa 1-11-14
Capacitación a agentes federales para el abordaje de jóvenes y adolescentes con consumos problemáticos de drogas en la villa 1-11-14

Y sobre los cursos de formación, agregaron: "También incluyen estrategias y pautas específicas sobre cómo intervenir en situaciones de urgencia, que van desde los aspectos verbales y gestuales del abordaje de las personas, pasando por las modalidades de comunicación y distintas formas de evitar situaciones de tensión o violencia, además de asegurar el contacto previo con algún familiar o persona allegada".

La zona del Bajo Flores es esencialmente un punto disputado por distintos grupos de narcotraficantes. Antes solo peleaban por los territorios dos bandas diferentes, antagónicas, rivales. Sin embargo, con el tiempo se desencadenó la formación de pequeños grupos, tal vez reducidos, en comparación con organizaciones como la de Marco Estrada González (el histórico "capo" narco de la 1-11-14), pero no por eso menos violentos o peligrosos. Prueba de esto, por ejemplo, es que en el último balance de gestión de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), del Ministerio Público Fiscal (MPF), se detalla cómo fue investigada y desarticulada recientemente una banda de mediano porte en la zona del bajo Flores.

Al respecto, el documento dice: "La investigación fue iniciada en razón de un informe elevado por la Policía Federal Argentina donde se ponía en conocimiento la existencia de maniobras de comercialización de drogas en el Barrio Rivadavia I, de Flores, especialmente, de pasta base de cocaína. Así se encomendó a esa fuerza la realización de tareas investigativas para corroborar la hipótesis y determinar quiénes eran las personas concretas involucradas en estas maniobras.

Capacitación a agentes federales para el abordaje de jóvenes y adolescentes con consumos problemáticos de drogas en la villa 1-11-14
Capacitación a agentes federales para el abordaje de jóvenes y adolescentes con consumos problemáticos de drogas en la villa 1-11-14

"Esto permitió formalizar el caso ante el MPF local con cuatro personas identificadas y solicitando el registro domiciliario de los inmuebles utilizados para la actividad ilícita. Así, el Área de Casos Especiales de la Unidad Fiscal Oeste, a cargo de Martín Gustavo Perel, solicitó al juez estas medidas y logró la detención de tres personas, quedando otro de los investigados prófugo, y secuestrándose drogas, dinero en efectivo y armas de fuego".

Por otro lado, el 24 de mayo de 2019, la Policía Federal realizó en este barrio 25 allanamientos simultáneos: encontró 200 kilos de marihuana, un ladrillo de cocaína, 20 pistolas y cuatro armas largas. Según información oficial, se trataba de una célula del grupo de "Marcos", que actualmente está detenido, carga con tres condenas y el viernes seguirá siendo enjuiciado en otro caso, a través de Jitsi Meet .

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.