Chile, Cuba y Argentina tienen las tasas de homicidio más bajas de América Latina