Confirman que el revólver secuestrado a los detenidos fue usado para asesinar a la policía Lourdes Espíndola

Es un revólver .357 secuestrado a uno de los dos detenidos por el crimen
Es un revólver .357 secuestrado a uno de los dos detenidos por el crimen Crédito: Policía bonaerense
(0)
7 de agosto de 2018  

Un peritaje balístico confirmó que el revólver secuestrado a uno de los delincuentes acusados de haber participado del homicidio de la policía Lourdes Espíndola fue, efectivamente, el arma que se usó para concretar el crimen a metros del peaje del Acceso Oeste, en Ituzaingó, al anochecer del sábado 28 de julio pasado.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense. Se trata de un revólver calibre .357 Taurus secuestrado durante la detención de Jorge Pablo Di Blasi, de 37 años, uno de los sospechosos apresados por el asesinato de la oficial. Ese revólver tenía cinco proyectiles intactos y una vaina vacía en el tambor. La semana pasada, en una rueda de reconocimiento, Di Blasi había sido señalado como el presunto autor material del disparo homicida.

Jorge Pablo Di Blasi, uno de los detenidos
Jorge Pablo Di Blasi, uno de los detenidos Crédito: archivo

"El cotejo entre proyectil calibre .38 Special extraído en la operación de ablación de órganos de quien en vida fuera la oficial Lourdes Espíndola, y la muestra testigo obtenida a partir del proyectil calibre .38 Special lanzado [sic] por el revólver calibre .357 N° QC505837 marca Taurus incautado en la causa arrojó resultado positivo", suscribieron los peritos balísticos en su informe, según explicaron las fuentes consultadas.

Espíndola, que tenía un hijo y estaba en pareja con otro policía bonaerense, había entrado en la fuerza de seguridad provincial hace tres años y cumplía tareas de policía adicional en el peaje Quintana B del Acceso Oeste, mano a la Capital.

Un peritaje confirmó que el arma secuestrada fue usada en el homicidio de Lourdes Espíndola
Un peritaje confirmó que el arma secuestrada fue usada en el homicidio de Lourdes Espíndola Crédito: Archivo

El sábado de la semana pasada, a las 18.45, tras haber completado el servicio de vigilancia adicional, esperaba en una parada de ómnibus, a metros de la colectora del acceso y la calle Quintana, la llegada de un colectivo para emprender el regreso a su casa, en Berazategui. Ya había oscurecido y llovía sin pausa. Lourdes vestía su uniforme.

En esas circunstancias, según tres testigos que estaban en la misma parada, un auto dobló de contramano, dio intempestivamente una vuelta en U. Se bajó un sujeto que, sin darle tiempo a nada a la oficial, le disparó. El tiro la alcanzó en el cuello, justo por encima del chaleco antibalas, y le cercenó la carótida. Mientras se desangraba, Espíndola alcanzó a enviarle a su marido, Fernando Altamirano, un dramático mensaje de audio de WhatsApp: "Me dieron un tiro, me muero, me muero".

Informe Gabriel Di Nicola

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.