Conmoción por el caso Lola

Hallaron el cuerpo de una mujer y sería el de la chica desaparecida el domingo
Loreley Gaffoglio
(0)
31 de diciembre de 2014  

BARRA DE VALIZAS.– Nadie lo había comunicado oficialmente al cierre de esta edición. Pero fuentes de la policía del departamento de Rocha, citadas por los principales medios uruguayos, lo daban por hecho: el cadáver de una mujer joven, encontrado semienterrado en un monte pantanoso situado entre este balneario y el de Aguas Dulces, era de Lola Luna Chomnalez , la chica de 15 años que estaba desaparecida desde el domingo a las 14, cuando salió a caminar por la costa, precisamente, entre esas dos playas.

Anoche, las fuerzas de seguridad uruguayas buscaban a un hombre de unos 40 años, canoso, que según testigos estuvo con la adolescente poco después de que comenzara su paseo el domingo.

Como se dijo, el hermetismo en la escena del terrible hallazgo era total. No obstante, los más importantes periódicos de Uruguay, entre ellos El País y El Observador, de Montevideo, confirmaban que el cadáver encontrado allí era el de Lola. Citaban, para eso, a voceros de la policía de Rocha, el departamento situado al este de Maldonado, y que tiene frontera con Brasil en el Chuy.

Un testigo ocular que había podido llegar hasta el lugar del hallazgo del cadáver, un paraje de espesa vegetación, agreste y de suelo anegado, a cinco kilómetros de Valizas, en dirección a Aguas Dulces, y a unos 400 metros de la línea costera, confió a LA NACION: "Es la chica".

Nada se dijo, tampoco, sobre la etiología de la muerte en análisis hasta el cierre de esta edición. Así como no se hizo referencia a signos que permitieran inferir una acción humana en el deceso, fuentes consultadas por LA NACION no dejaron pasar por alto que el monte agreste en el que se produjo el hallazgo es dominado por una variada fauna silvestre, entre la que se cuentan jabalíes, ciervos, ñandúes, mulitas y víboras cruceras, conocidas por ser muy venenosas.

No obstante, el vocero de la Armada uruguaya, Gastón Jaunsolo, que había informado más temprano del hallazgo del cadáver, sin dar ninguna identificación sobre él, afirmó que "todo hace parecer" que el cuerpo había sido enterrado recientemente. "No tenía apariencia de llevar mucho tiempo en el lugar", agregó.

Fuentes policiales dijeron a varios medios de prensa que un hombre de 40 años, canoso, era buscado en relación con el caso. Se especificó que eses sospechoso había sido visto caminando con la chica después de las 14 del domingo, cuando se sabe que salió a caminar por la playa desde Valizas hacia Aguas Dulces.

La investigación desatada durante la búsqueda de Lola reveló que la chica había sido divisada dos horas más tarde de su salida cuando cruzaba un camping informal de mochileros en el área conocida como Las Malvinas, un asentamiento de hippies.

El hallazgo del cadáver, y la alta probabilidad de que se tratara del cuerpo de Lola, eclipsó la novedad que había dominado el día: la eventual existencia de dos comunicaciones telefónicas dirigidas a la familia, en las que voces anónimas decían que la chica "estaba bien". Se cual fuere el desenlace y sus motivos, esas eventuales comunicaciones serán objeto de investigación.

Los móviles de los medios de prensa –incluido el de LA NACION– se dirigieron en caravana al lugar del hallazgo. Pero era imposible llegar hasta el sitio donde anoche trabajaban los peritos. No sólo por el cordón de prevención impuesto por la policía para permitir que los forenses realicen su trabajo sin interrupciones, sino por la propia topografía del terreno cenagoso y de espesa vegetación.

Los familiares de Lola, que rehusaron todo contacto con la prensa, estaban reunidos anoche con las autoridades de seguridad y de la Armada uruguaya, que participaron desde un primer momento de la desesperada búsqueda de la chica en la costa.

Atrás habían quedado las horas de esperanza, cuando Diego Chomnalez, el padre de Lola, llegó a este balneario y su abogado, Jorge Barrera, dijo a LA NACION: "No descartamos ninguna hipótesis. Pero seguiremos los protocolos policiales y no brindaremos ninguna información. Para nosotros es como si hubiera desaparecido hace diez minutos. Sólo escriba que tenemos confianza, fe y cautela, y que el rastrillaje se está realizando de manera impecable".

Se refería a los dos días de intenso rastrillaje por las áreas costeras, zonas de tupido monte y los balnearios contiguos de Rocha, que movilizaron a aviones y a helicópteros de las fuerzas armadas uruguayas, junto a personal policial de bomberos con perros adiestrados, a los que se sumaron medio centenar de voluntarios.

Lola, nieta de Beatriz Chomnalez, una referente de la gastronomía francesa y maestra de chefs, había llegado a Valizas el 26, para pasar las vacaciones en la casa de su madrina. Esa propiedad, situada a una cuadra del mar, se convirtió, ayer, en el búnker desde el cual la familia seguía los dramáticos acontecimientos.

Desde esa misma casa había salido Lola el domingo a las 14: sin teléfono, dado lo precaria de la señal de celular que hay aquí, con algo de dinero y una botella de agua, y vestida con un short de jean, una bikini azul, ojotas blancas y una mochila rosa.

Según informó la policía a LA NACION, ayer mismo, antes del hallazgo del cadáver, los encargados del rastrillaje habían encontrado cinco prendas de hombre y de mujer, en un área de monte pantanoso y anegado, con exuberante vegetación, a metros de la laguna de Briozzo.

Las primeras prendas eran viejas y de hombre. Otras, como una campera rasgada, no se correspondían con las que lucía la adolescente. Pero un posterior hallazgo, "una túnica negra–azulada perfumada" encontrada por perros en las adyacencias de la laguna –de hasta 10 metros de profundidad–, llamó la atención y es, por estas horas, objeto de peritajes por parte de la policía científica uruguaya. La familia de Lola no había sido citada para reconocer esas ropas.

El lugar del hallazgo, según contó a LA NACION Ismael, un lugareño, "es un paraíso para explorar, pero es peligroso, ya que quien allí se adentra se hunde hasta las pantorrillas por lo anegado y fangoso del suelo. Además, lo cruzan cerca de 13 senderos o huellas y es muy fácil perderse".

Barra de Valizas es un balneario con pequeñas casas, ranchos campestres y caminos de tierra. Similar a La Pedrera, por su espíritu hippie y sencillo, pero mucho más pequeño. Un lugar tranquilo. Una tranquilidad, ahora, destrozada por la muerte

La víctima y el misterio

Lola Chomnalez

Ocupación : estudiante

Edad: 15 años

Origen: Argentina

La chica salió a caminar el domingo, a las 14, desde Barra de Valizas. Ayer, su cuerpo fue hallado camino a Aguas Dulces, semienterrado en un monte agreste y fangoso, a unos 400 metros de la costa

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.