Coronavirus: paso a paso, cómo es el protocolo para el ingreso de nuevos presos en las cárceles

La cárcel de Ezeiza
La cárcel de Ezeiza Fuente: Archivo
Gabriel Di Nicola
(0)
7 de mayo de 2020  • 10:00

Hoy, la fiscal Daniela Dupuy pedirá que Adrián Rowek, el profesor de Lengua detenido y acusado de grooming , suministro de pornografía infantil y abuso sexual de menores sea trasladado a una cárcel común. Hasta el momento, el docente de 50 años está alojado en una Alcaidía de la Policía de la Ciudad, en una celda individual donde, apenas ingresó, se le hizo un hisopado para un testeo reactivo de SARS CoV-2 , dado que para su eventual traslado a una unidad penitenciaria se debe certificar primero que no padezca el Covid-19 .

Así es el protocolo para evitar que el coronavirus ingrese en las cárceles y provoque un contagio masivo de presos, la situación más temida hoy por las autoridades penitenciarias. "A todos los detenidos que ingresan en las alcaidías que dependen del gobierno porteño se les hace un hisopado porque, en el caso de que haya que trasladarlos a un penal, deben tener un certificado de buena salud", explicaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad.

Ese sería el caso del docente detenido anteayer cuando estaba en la cama con un alumno de 14 años, en su vivienda del barrio porteño de Villa Real. Rowek trabajaba en una escuela pública de Villa Devoto, cuyas autoridades ya se reunieron con la fiscal Dupuy para interiorizarse de la situación y, eventualmente, contribuir en la pesquisa que, ahora, busca descubrir si en esa u otra comunidad educativa hay otras víctimas del abuso u hostigamiento sexual.

En el Servicio Penitenciario Federal (SPF) informaron que desde que comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional para evitar la propagación del Covid-19 no hubo nuevos ingresos en las unidades penitenciarias, situación que permitió que no haya superpoblación carcelaria. En la Ciudad sostienen que para poder remitir personas detenidas en comisarías y alcaidías a los penales comunes deben "esperar que el SPF informe que tiene cupo disponible" en alguno de sus complejos.

Según estadísticas oficiales del SPF publicadas ayer, en las unidades penitenciarias hay 12.694 de las cuales están ocupadas 12.324, es decir un 97,09% del total. Las liberaciones por cumplimiento de condena, libertades condicionales y los arrestos domiciliarios otorgados a internos con riesgo de contagio de Covid-19 permitieron que no ya haya superpoblación . Antes de que comenzara la cuarentena el sistema estaba sobreocupado, en el orden del 104%.

La decisión de suspender la admisión de internos en el Sector Central de Alcaidías del SPF fue comunicada el 20 de marzo pasado, el mismo día que comenzó la cuarentena obligatoria.

"Si la Justicia ordena que el preso sí o sí sea alojado en una unidad del SPF se tomará la decisión de mandarlo a aislamiento. De hecho, en la cárcel de Villa Devoto, donde hubo casos positivos, antes del motín había internos aislados por ser sospechosos de tener el Covid-19", dijeron fuentes oficiales.

En la provincia de Buenos Aires, donde la superpoblación es crítica , se elaboró un protocolo sanitario para el ingreso de nuevos presos.

"Hay muy pocos ingresos. Los que ingresan van directo a aislamiento. Se los envía a una celda individual, sin contacto con otros presos, durante 14 días. Si no tienen síntomas no se les hace hisopado con fines de testeo. Después de dos semanas, y si se descarta un caso sospechoso de Covid-19, se los envía a un pabellón", explicaron fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

La poca cantidad de ingresos se justifica, según fuentes oficiales, en la disminución de los delitos ocurridos desde que empezó la cuarentena. Pero eso no significa que la cifra de detenciones haya caído a cero.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.