Sin rastros. Creen que seguían al empresario Stefanini