Cuarentena en la ciudad: Hubo 1036 detenidos y casi no hay delitos callejeros

Por la gran cantidad de personas que violaron la cuarentena en la ciudad, la policía debió habilitar el Instituto Superior de Seguridad Pública para trasladar a los detenidos
Por la gran cantidad de personas que violaron la cuarentena en la ciudad, la policía debió habilitar el Instituto Superior de Seguridad Pública para trasladar a los detenidos Fuente: Télam - Crédito: Prensa PSA
(0)
26 de marzo de 2020  • 09:44

El presidente, Alberto Fernández , decretó la cuarentena total en todo el país a partir de la medianoche del 20 hasta el 31 de este mes, en un intento por frenar la expansión del nuevo coronavirus Covid-19. Por este motivo, es obligatorio quedarse en los hogares, aunque en la ciudad de Buenos Aires muchos hayan decidido violar la norma y por ello ya se han aprehendido a 1036 personas.

El aislamiento tuvo, entre otras, dos consecuencias directas. Por un lado, se saturaron las comisarias porteñas y debieron habilitar dos galpones del Instituto Superior de Seguridad Pública para llevar a los detenidos y, por el otro, casi no se registran delitos callejeros. Cerca del 90% de los llamados al 911 son de vecinos que denuncian a otros por salir a la calle.

La Secretaría de Justicia y Seguridad de la ciudad decidió separar a aquellos que queden detenidos, de los que solo sean demorados. Es decir, los detenidos, que son casi 300, son personas que, además de incumplir el aislamiento, tienen antecedentes penales o un pedido de captura.

El resto, son vecinos sin antecedentes que no pudieron justificar el motivo por el cual estaban circulando en la vía pública en medio de la pandemia. A estos últimos se les toman los datos, las huellas dactilares y luego se los libera. El trámite lleva entre seis y ocho horas.

Por ejemplo, anteayer, la policía de la ciudad detuvo a un ciudadano oriundo de China, de 28 años, quien violó la cuarentena obligatoria por jugar al juego de celulares "Pokemon Go" en la calle. El hombre fue interceptado durante un control realizado en el límite de los barrios porteños de Monserrat y San Telmo. Como la mayoría de los casos son de estas características, la policía debió habilitar el Instituto Superior de Seguridad Pública para no generar situaciones de hacinamiento en las comisarias.

"De las 1036 personas que fueron demoradas por desobediencia, casi 300 quedaron detenidas porque tenían antecedentes o porque se les tipificó un delito diferente. Ese volumen saturó a las alcaidías, entonces decidimos separarlos de aquellos que están por desobediencia y los llevamos a dos galpones que tiene el instituto. Ahí, además, se puede respetar la distancia que deben cumplir por si alguno tiene el virus", dijo a LA NACION Marcelo D'Alessandro, secretario de justicia y seguridad.

En la ciudad, que cuenta con 15 comisarías comunales, los que cometan delitos comunes seguirán yendo a las comisarías, aunque el funcionario asegura que se han "desplomado". "Ya no hay arrebatos, hay que mantener la seguridad en los barrios para evitar el robo a las casas, pero el resto de los delitos prácticamente desapareció porque no hay circulación".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.