"Dame todo o te mato", el grito que abrió una pesadilla para un chofer de colectivo

El agredido chofer de la línea 422 sufrió profundas heridas en el cuello y en un brazo
El agredido chofer de la línea 422 sufrió profundas heridas en el cuello y en un brazo
Ariel Festa
(0)
18 de enero de 2020  • 17:20

Nicolás, chofer de la empresa de colectivos La Perlita, preparaba su unidad para el habitual recorrido entre Moreno y General Rodríguez. Estacionado en la calle Piovano, entre las avenidas Victorina y Camilli, a muy pocos metros de la terminal, Nicolás limpiaba el parabrisas del 422 y contestaba un mensaje con su celular cuando fue sorprendido por una sombra. En una zona con poca iluminación, solo alcanzó a visualizar apenas una gorrita y una campera que copia a las usadas por equipos de fútbol. "¿Tenés hora?" escuchó Nicolás e intuyó que comenzaría una pesadilla.

"Veo que me quiere manotear el teléfono y lo esquivo. La primera reacción fue revolear el celular para adentro del colectivo. El delincuente me tiró un manotazo y me cortó el cuello" contó Nicolás. La lucha del chofer por su vida derivó en un profundo corte en un brazo, herida que demandó 26 puntos de sutura, y un riesgoso tajo en su cuello.

La historia de Nicolás no aparece como una anormalidad en la zona de la terminal de Moreno. Sus compañeros de trabajo saben que los posibles ataques y robos son circunstancias que merodean todos los días cerca de los colectivos.

La terminal de Moreno fue escenario de varios episodios de inseguridad en las últimas semanas
La terminal de Moreno fue escenario de varios episodios de inseguridad en las últimas semanas

"Dame todo o te mato", escuchó Nicolás mientras se tambaleaba sangrando dentro del colectivo. Poco importo a los atacantes que su víctima estuviese herida. "Cuando estoy en el piso y me tiró otro manotazo, tuve la reacción fue cubrirme con el brazo. Ahí me cortó la camisa y todo el brazo, desde la palma, debajo del dedo meñique, hasta casi el codo. Me hicieron 26 puntos en el brazo y 6 en el cuello" comentó Nicolás.

"Pará, loco, ahí tenes plata", dijo el chofer asaltado mientras entregaba su billetera. Los agresores, dos en ese momento, estaban en frenesí y exigían más dinero. Esos atacantes, de entre 20 y 25 años, se escaparon cuando otro colectivo estacionó detrás de la unidad de Nicolás.

"Cuando se van, lo primero que hice fue mirarme la herida. Era muy impresionante, estaba todo abierto. Me arrastré para salir del colectivo,pedí auxilio arrodillado en la vereda y me desmayé" recordó Nicolás. Un compañero de la línea 422 lo llevó al hospital.

Nicolás trabaja desde el 2017 en esa empresa de transporte. Afirmó que los hechos delictivos y las agresiones son una constante en la rutina laboral de los choferes, especialmente en la madrugada. "Todos los robos que tuvimos fueron en Moreno. Y mi recorrido es por la noche y madrugada, el horario más complicado.Nosotros siempre estamos expuestos" manifestó Nicolás.

Las huellas del ataque dentro de un colectivo de la línea 422, en Moreno
Las huellas del ataque dentro de un colectivo de la línea 422, en Moreno

Otro chofer de la misma empresa fue víctima de un ataque delictivo la semana pasada, a dos cuadras de la cabecera de Moreno. El conductor forcejeó con dos delincuentes y recibió un disparo que rozó su cabeza. Uno de sus colegas había sido asaltado poco antes en el barrio conocido como "Trujui", en Moreno. En ese ataque fueron robados también todos los pasajeros.

Seis meses atrás, un chofer de La Perlita, caminaba por la estación de Moreno. En ese momento dos personas que pasan en motocicleta le dicen: "¿Qué miras?" y le dispararon con una escopeta cargada de perdigones que lo hirieron en el cuello y la cabeza. "Fueron a hacer la denuncia y le dijeron que todas las cámaras que corresponden a la Municipalidad de Moreno filman, pero las que están dentro de la terminal no filman, solo transmiten en vivo. Al final no pudieron hacer nada", contaron compañeros del chofer herido.

Los casos se repiten. El 26 de junio pasado otro chofer de La Perlita sufrió un ataque similar al de Nicolás, por parte de delincuentes quienes provocaron al trabajador un corte profundo en un brazo. Y en noviembre pasado, un chofer de la línea 203, de Moreno, perdió un ojo debido a un botellazo arrojado por dos hombres que subieron si pagar y que molestaron a pasajeros.

"A veces todo esto pasa por un boleto, porque no quieren pagar. Suben borrachos y de la nada te pegan una trompada o te agreden verbalmente", explicó Nicolás, quien agregó que en su recorrido habitual atraviesa varios barrios caratulados -por sus reales antecedentes- como peligrosos.

El lugar del ataque, en la calle Piovano, donde estacionan los colectivos que están fuera de servicio
El lugar del ataque, en la calle Piovano, donde estacionan los colectivos que están fuera de servicio

Los colectivos de la línea La Perlita aún no implementaron el sistema de cámaras de seguridad. Las demoras en la instalación del sistema de prevención estaría vinculada con una lucha económica entre a lucha que tiene la empresa con la Municipalidad de Moreno "La empresa dice que las cámaras las tiene que pagar el municipio, y el municipio dice que las tiene que pagar la provincia o la nación. Nadie quiere aflojar", señalaron trabajadores de esa línea del transporte público de pasajeros.

Un inspector de la línea La Perlita, que trabaja en la terminal de Moreno afirmó que los choferes se desenvuelven en un clima de constantes agresiones: "Hay mucha tensión en un día de trabajo en Moreno. Constantemente los pasajeros te agreden. La mayoría de los casos son durante la madrugada, pero ocurre también de día con personas que están fuera de foco, alcoholizadas o drogadas".

Cuentan los trabajadores de la línea de transporte que la venta de alcohol dentro de la terminal potencia el problema. "Estamos cansados de arriesgar nuestras vidas cuando venimos a trabajar. Estos hechos pasan constantemente. Te arrebatan o te cortan", resumió uno de los choferes que fue damnificado directo por situaciones de violencia.

La terminal de Moreno sufrió recientemente más de diez robos en el paseo comercial ubicado en el segundo piso de la terminal. Tanto los comerciantes, como los empleados de las empresas de colectivos, cansados de la repetición de hechos delictivos y sin respuesta alguna para modificar ese peligrosa situación, decidieron movilizarse para pedir más seguridad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.