Opinión. Datos encerrados en un laberinto