Despouy dijo que hay zonas liberadas para el narcotráfico

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Habló de "cielos y puertos"; la Aduana rechazó las denuncias
(0)
11 de julio de 2013  

El jefe de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, uno de los firmantes del informe que reveló que los escáneres de los puertos no detectan drogas, afirmó ayer que en la Argentina hay "una especie de zona liberada" para el tráfico de estupefacientes.

"Tenemos cielos y puertos, como lo prueban los hechos, habilitados al tráfico de estupefacientes", afirmó ayer Despouy, horas después de que LA NACION publicara el resultado del estudio de la AGN sobre los controles en los puertos de Buenos Aires, Campana y San Lorenzo.

La difusión del informe provocó una fuerte polémica entre la AGN y la Aduana, ya que la directora general de este organismo, María Ayerán, acusó a Despouy de "carecer de conocimientos técnicos para emitir una opinión fundada". Pero Despouy ratificó que los escáneres no pueden determinar si un contenedor transporta drogas, al no discernir entre sustancias orgánicas e inorgánicas.

La directora general de Aduanas agregó en un comunicado: "Despouy nunca solicitó una reunión a la Aduana argentina para interiorizarse en el funcionamiento de los escáneres, ni siquiera se dio una vuelta por el puerto para corroborar el funcionamiento de estas herramientas".

Allegados a Despouy, auditor general de la Nación, aseguraron que la Aduana tuvo la posibilidad de hacer un descargo en relación con el informe y que en su respuesta a la auditoría -un escrito de 15 páginas- no figuran ni las objeciones ni las explicaciones dadas a conocer ayer por Ayerán.

El trabajo de la AGN evaluó el funcionamiento de las aduanas portuarias entre junio de 2010 y junio de 2011, con un intercambio de documentación que se extendió hasta mayo último. Pero no fue ésa la única auditoría sobre la Aduana en ese período. También se encontraron serios problemas en el momento de detectar potenciales embarques de drogas en aeropuertos nacionales.

La AGN dio a conocer en junio pasado un documento que señala fallas en los sistemas antidrogas en los aeropuertos internacionales de Ezeiza, Córdoba y Mendoza.

En el caso de Ezeiza, la AGN reportó que el sistema de escáneres en la zona de bodegas tampoco sirve para detectar estupefacientes y que en varias ocasiones el dispositivo está fuera de servicio. Los auditores trabajaron en esos casos entre enero y diciembre de 2010, aunque incorporaron al informe las respuestas dadas por la Aduana hasta marzo de este año. Entre esas explicaciones, la Aduana advirtió un cambio en el método de control de los aviones no comerciales que operan en el aeropuerto de Ezeiza, con un control sobre todas las aeronaves.

Esa decisión fue tomada luego del contrabando de casi una tonelada de drogas realizado en enero de 2011, con un jet privado, por los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá, que fueron condenados a principios de este año en Barcelona por ese caso. Ese avión había permanecido estacionado en la pista de Ezeiza y, más tiempo antes, en el aeródromo de Morón.

Sin embargo, la AGN estableció que la inspección de las aeronaves (llamada "fondeo") no se realiza con escáneres, sino que se sustenta en un "recorrido visual". Con esto, un agente sube a la aeronave y si no detecta anormalidades el avión es habilitado, sin la participación de perros adiestrados para encontrar drogas. Esos canes -la Aduana afirmó que cuenta con 300 en todo el país, aunque la AGN no pudo auditarlo- entran en acción sólo si existe una sospecha sobre un posible cargamento ilegal.

Entre las fallas detectadas por la AGN en los aeropuertos figuran:

  • No hay normativa para determinar qué aeronaves comerciales serán inspeccionadas.
  • Insuficiente utilización de métodos no intrusivos de control.
  • En Mendoza, no se les realizan fondeos a las aeronaves.
  • No hay una matriz de riesgo en la zona de equipajes para seleccionar aquellos para ser revisados.
  • Las características de los escáneres en la zona de bodegas no son las adecuadas para detectar drogas.
  • En Mendoza, hay un solo perro adiestrado para encontrar drogas y no se lo utiliza para verificar el equipaje de la totalidad de los vuelos.
  • En Córdoba, no hay un escáner para el control de encomiendas.
  • En Ezeiza, la cantidad de personal dispuesto para el control de encomiendas no guarda relación con el volumen de las operaciones.
  • Durante un diálogo con Radio Continental, Despouy agregó las falencias en los controles aeroportuarios a la ineficacia conocida en el sistema de inspecciones con escáneres en los puertos, tal como publicó LA NACION en su última edición. "No hay vocación de impedir la comercialización o el envío de los cargamentos de drogas", dijo el titular de la AGN.

    Y comentó: "Hay un cuadro general de falta de control en el tema de drogas, al que se suma la situación que tenemos en puertos importantísimos de nuestro país; hay una ausencia deliberada: el Estado renunció a ejercer el control".

    Luego de los cuestionamientos de Despouy -en especial, la referencia a presuntas zonas liberadas para el narcotráfico-, quien también intentó refutarlo fue el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien sostuvo, según informó la agencia DyN: "Decir que hay zonas liberadas en aeropuertos y puertos para el narcotráfico es una denuncia infundada que persigue otros fines, en lugar de colaborar en la lucha contra el narcotráfico".

    Sin embargo, el fuerte crecimiento de la circulación de estupefacientes por la Argentina quedó expuesto en un documento oficial de la ONU, que señala a nuestro país como el tercer punto mundial de embarque de cocaína, detrás de Brasil y Colombia.

    Del editor: qué significa.

    Las denuncias del auditor general de la Nación exigen del Gobierno una respuesta más contundente que un tibio intento de refutación.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.