Detuvieron al "Fantasma" del narcotráfico de Rosario

Luis Paz
Luis Paz
Germán de los Santos
(0)
10 de diciembre de 2018  • 19:50

ROSARIO.- Luis Paz, catalogado como uno de los principales narcos de Santa Fe, fue detenido este mediodía en el centro de esta ciudad por efectivos de la Policía Federal. Este hombre de 65 años vivía en un country de la ciudad de Santa Fe, donde se mudó tras el crimen de su hijo Martín en setiembre de 2012, un hecho que desató la guerra con la banda de Los Monos, cuyos integrantes, en varias oportunidades, señalaron ante la Justicia que este exmanager de boxeo contaba con "protección política".

La detención de Paz se produjo en San Martín al 500, al cabo de 30 allanamientos ordenados por el juez federal Francisco Miño. Esos operativos se realizaron en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos; fueron detenidas siete personas y se secuestraron un kilo de cocaína y 900 gramos de marihuana, según informaron a LA NACIÓN fuentes de la investigación.

En los operativos se incautaron, también, 31 teléfonos celulares, 280.000 pesos, 34.000 dólares y 865 euros, además de aparatos tecnológicos de contrainteligencia, como un detector de dispositivos de grabado de audio y video. También se secuestraron tres revólveres calibre 38, una pistola Browning 9 mm y una escopeta calibre 28.

Luis Paz se hizo conocido en la trama de la guerra narco de Rosario luego de que su hijo Martín fuera asesinado en su flamante BMW Z4 el 8 de setiembre de 2012 en Entre Ríos y 27 de Febrero, en el macrocentro de esta ciudad.

Fue una de las primeras escenas callejeras que comenzó a revelar la guerra narco que comenzaba a aparecer con Los Monos como protagonistas.

A partir de ese crimen, el juez de instrucción Juan Carlos Vienna empezó a investigar a la familia Cantero. El expediente 913/12 se transformó, desde entonces, en una megacausa que terminó con las fuertes condenas que recibieron los líderes de la banda el 9 de abril pasado, cuando Ramón Machuca fue sentenciado a 37 años de prisión y su hermanastro Ariel Cantero, alias Guille, a 22. Se probó en esa causa que nueve policías formaban parte de la banda narcocriminal.

Los Monos señalaron en el juicio que el juez Vienna había centrado la investigación en ellos para dejar liberado el espacio de la geografía narco que había ocupado Luis Paz, a quien Guille planeó matar en el casino de Santa Fe.

Paz se recluyó en la capital provincial, en el tradicional country Los Molinos, donde vivía con una custodia privada permanente.

Este hombre que hace tiempo se dedicó a ser manager de boxeadores está acusado de ser uno de los principales engranajes del narcotráfico en la provincia.

Fuentes ligadas a la investigación señalaron que a Paz lo investigaba el Ministerio de Seguridad de la Nación desde hace más de dos años y que sus vinculaciones son amplias en el universo narcocriminal.

A la par, el gobierno de Santa Fe argumentó en su momento que seguía sus pasos a través del supuesto lavado de activos. Según publicó el diario La Capital, en marzo de 2017 se conoció un informe de la Subsecretaría de Investigación Criminal y Policías Especiales de la Dirección Provincial de Investigaciones Patrimoniales que desglosaba la vida económica de Paz, su familia y sus allegados, y el vertiginoso crecimiento en sus finanzas. Según este informe, en 2015 Paz adquirió cinco terrenos en el barrio cerrado Los Molinos. También estaba ligado a tres empresas, una de ellas La Distinción SRL (que prestaba servicio de grúas y afines), en la que también figuran como socios, junto a las hijas de Paz, su hijastro Emanuel y el suboficial Edgardo Oscar Baigoría, hermano de un ex jefe de la ex Drogas Peligrosas y subjefe de la policía provincial, que está detenido por narcotráfico.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.