Detuvieron a un comerciante y a su hijo por un error en una casilla de e-mail

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Germán de los Santos
(0)
18 de abril de 2019  • 15:32

ROSARIO.- Un error en la ubicación de un signo de puntuación, la falta de un simple punto en una dirección de e-mail, fue el origen del calvario de un comerciante de la ciudad sureña de Firmat y de su hijo, un funcionario de la Aduana de Villa Constitución: por culpa de ese punto la Policía Federal allanó sus domicilios y los mantuvo detenidos durante 48 horas por un supuesto fraude bancario del que, aparentemente, eran completamente ajenos.

Roberto García, de 69 años, dueño de un local de óptica con más de 40 años de trayectoria en Firmat, y su hijo Álvaro, de 42, funcionario de la Aduana, que vive en esta ciudad, nada tenían que ver, supuestamente, con un fraude que investiga desde hace dos años el juzgado federal N°1 de la Capital Federal, tras una denuncia realizada por el banco Credicoop.

En la maniobra ilícita, entre 2012 y 2013 se llegaron a abrir 26 cuentas corrientes "truchas" en esa entidad bancaria, desde las cuales se libraban cheques que no tenían fondos y rebotaban.

La brigada de Defraudaciones y Estafas de la Policía Federal obtuvo las direcciones de mail que se dejaban asentadas en los legajos de las aperturas de cuentas. Y a partir de esos correos electrónicos se empezó a indagar en las direcciones de IP donde se usaban esos mails. La dirección de IP es el número que identifica de forma única una interfaz en red de cualquier dispositivo (computadora o teléfono celular) conectado a ella.

El lunes hubo allanamientos en Buenos Aires y Santa Fe, con ocho personas detenidas, acusadas de fraude bancario. Pero dos de estas personas fueron aprehendidas por un "error involuntario" que surgió en la investigación.

Cuando los investigadores policiales solicitaron las direcciones IP de una lista de correos, en la transcripción de una de esas casillas se omitió un punto. En diálogo con LA NACIÓN, el abogado defensor de los García, Claudio Caffarello, explicó que este "error" derivó en que la compañía Cablevisión-Fibertel informara una dirección en Rosario donde se usaba este correo. "Si la dirección era, por ejemplo, juan.gonzalez@hotmail.com, la PFA rastreó a juangonzalez@hotmail.com; sin el punto. Esa diferencia orientó la investigación hacia otras personas", explicó el letrado.

El lunes fueron allanados los domicilios de Álvaro García, en Rosario y de su padre, Roberto, en Firmat. Ambos fueron detenidos y llevados a Buenos Aires, donde fueron indagados por la jueza federal porteña María Romilda Servini de Cubría. El abogado advirtió en ese momento, según contó a LA NACIÓN, que el mail del legajo no coincidía con el que estaba en el expediente. Faltaba el punto, y ese signo de puntuación derivó en que los García fueran detenidos, sostuvo Caffarello.

El martes a la noche García padre e hijo fueron liberados. "Es una investigación muy grande que se inició hace dos años, y ahora surgió este error. Los damnificados estaban muy preocupados por la situación, que ya fue aclarada", esgrimió el abogado. Roberto y Álvaro García aún siguen imputados en la causa, aunque la jueza les dictó rápido la excarcelación.

El mail en cuestión había sido abierto por Joaquín García, hermano de Álvaro, para realizar promociones para un comercio en las redes sociales. Y ese correo lo utilizó en la casa de su hermano, por lo que la compañía proveedora del servicio de Internet dio aquel domicilio como dirección física del uso de la IP.

"Por ahora no van a realizar ninguna demanda; Roberto, el padre de Álvaro, carga con una angustia muy grande porque vivió horas muy duras con un allanamiento de esas dimensiones en Firmat, la ciudad en la que vivió y tiene una óptica desde hace mucho tiempo", remarcó el abogado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.